Conciencia y valores éticos en las organizaciones

Post escrito por Hermínia Gomà en julio 15, 2011
Categorías del post: Coaching empresarial

La necesidad de valores éticos en la empresa

 

¿Cómo se concretan en las empresas los criterios éticos presentes en la sociedad? El respeto, la igualdad, la honestidad, la libertad, la justicia ¿Cómo se aplican y viven en nuestras organizaciones?

Estaremos de acuerdo que la empresa es una organización social con  entidad jurídica independiente que tiene como objetivo principal la obtención de beneficios y la supervivencia a largo plazo. Sus dos funciones más destacables son la económica y la social. ¿Cómo compaginar ética y economía? ¿Cómo alinear nuestros valores más humanos con la necesidad de sobrevivir como empresa?

La empresa tiene una dimensión social al generar valor para la sociedad. La empresa la forman personas interesadas en la consecución de una meta compartida y a la que donan su talento, experiencia, sabiduría, actitudes y valores personales. Según Idalberto Chiavenato, en su libro Administración de Recursos Humanos (2000): “Una organización sólo existe cuando: hay personas capaces de comunicarse, están dispuestas a actuar conjuntamente, y desean obtener un objetivo común”. Pero para ello debemos crear el contexto adecuado que favorezca el dialogo y la participación, que tenga en cuenta las necesidades humanas y la voluntad de respetarlas. La consolidación de una empresa requiere fundamentos éticos que promuevan la cooperación. Coordinar las capacidades de las personas que la forman requiere reflexión y una meta claramente definida. Y lo que es fundamental, tener en cuenta la dimensión ética de sus miembros.

En un principio, la empresa cubre las necesidades básicas mediante un salario justo. Pero la función social de las organizaciones tiene que ir más allá, ha de estimular e impulsar el desarrollo del potencial profesional y personal de sus miembros y para ello la empresa ha de estar guiada y comprometida con unos valores y unos criterios éticos positivos. ¿Es justo nuestro sistema económico? ¿Qué valores morales nos guían a la hora de tomar ciertas decisiones para conseguir beneficios económicos? Cómo directivo, como colaborador, como consumidor o inversor ¿Cuáles son mis responsabilidades éticas?

Estamos en la era del conocimiento y esto significa que las persona somos cada vez más concientes de que a través de la organización a la que pertenecemos queremos que nuestra dimensión ética sea valorada y asumida por las personas que nos dirigen. Como afirma Féliz Lozano, en su libro Qué es la ética de la empresa: En estos momentos los procesos organizacionales son más importantes que los órganos que conforman las organizaciones; y los aspectos intangibles (valores, ideas, etc), más importantes que los aspectos tangibles (jerarquía, normas, sanciones, etc.)”.

En 1982 Kenneth Goodpaster se preguntaba “¿Pueden tener conciencia las empresas?” y a partir de esta pregunta escribe uno de sus artículos (¿Pueden tener conciencia moral las empresas?, publicado en Harvard-deusto Business review, 4º trimestre) sobre la responsabilidad social de la empresa. En este artículo su conclusión es clara y contundente “las empresas pueden y deben tener conciencia”. Esto implica una gran responsabilidad en las decisiones y acciones empresariales. Buscar una respuesta creativa acorde con la realidad del contexto socioeconómico, el marco jurídico y los valores éticos de las personas que dirigen la organización será un reto.

Los valores son creencias internas que se caracterizan por depender de la libertad humana, es decir, yo como directivo, como empresario voy a decidir libremente mis actuaciones desde el respeto, la solidaridad… los valores no podemos imponerlos, pero podemos ser fuente de inspiración, influir a partir de nuestra coherencia, integridad y honestidad. Los valores son el engranaje que va a permitirnos convivir y generar relaciones productivas y armoniosas. ¿Qué implicaciones comporta que la empresa no se rija por valores éticos? ¿Qué consecuencia tendrá para sus miembros? ¿Y para la sociedad?

Los valores están vinculados entre ellos y dependen de nuestra educación, de los ejemplos que hemos tenido, de nuestras experiencias y sobre todo de las reflexiones que hemos hecho de nosotros y de nuestra relación con los demás. ¿Qué puede aportarnos una conciencia ética?

Cuando decidimos desde nuestros valores éticos nos acercamos a la excelencia profesional, creamos una empresa justa, solidaría, comprometida y equitativa en la que el dialogo y el respeto son nuestra manera natural de interactuar.  

 

El debate sigue abierto…

Hermínia Gomà

15 julio 2011