Una metáfora para trabajar la autoestima en procesos de Coaching Teleológico

Post escrito por Hermínia Gomà en septiembre 22, 2011
Categorías del post: COACHING,General,inteligencia emocional,VALORES Y COMPETENCIAS

 

Autoestima y Coaching Teleológico

Todo proceso de Coaching Teleológico tiene una clara influencia de la denominada Psicología Positiva, enfocada al crecimiento y desarrollo de las personas. Incluso cuando los problemas nos presionan o nos embarga la tristeza o, no acabamos de creer en nuestro potencial, todas las personas pretendemos tener vidas llenas de significado y propósito. Desde el Coaching Teleológico ayudamos a desvelar  talentos y competencias a veces poco reconocidas que cada uno de nosotros poseemos.

La psicología positiva lo que pretende es que la persona se centre en lo que ya posee de sano, de bueno, de talentoso y es en este sentido que desde el Coaching Teleológico también buscamos un cambio en el rumbo de la percepción que tiene de sí misma la persona, quizá a veces,  demasiado centrada en el déficit, la incompetencia o la falta de valor. El interés u objetivo subyacente de cualquier proceso de Coaching Teleológico es el fortalecimiento de la autoestima para alcanzar, mantener y disfrutar de una vida equilibrada, satisfactoria y plena, en definitiva ganar «calidad de vida». Nos centramos en el desarrollo y optimización de los recursos personales o de los equipos para que ganen seguridad, aprendan a valorarse, crean en ellos mismos y superen sus creencias limitadoras. ¿Qué ocurre cuando tenemos saneada nuestra autoestima? Qué podemos lograr nuestros objetivos y ser la mejor versión de nosotros mismos.

El objetivo subyacente de todo proceso de Coaching
es el fortalecimiento de la autoestima del cliente

Por ello la autoestima se convierte en una pieza clave para el logro de los objetivos. Entendemos la autoestima como la correcta percepción de uno mismo.

Así, desde una visión realista y positiva, se busca que el Coachee reconozca y utilice lo mejor de sí mismo, para que desarrolle la confianza suficiente para trabajar y alcanzar los resultados deseados, sus propios sueños. Al trabajar sobre la autoestima se estimula la capacidad de cambio del cliente. La perspectiva que cada persona tiene sobre el futuro que puede llegar a crear tiene una gran relevancia desde el punto de vista psicológico.

Para fortalecer la autoestima será indispensable trabajar en el autoconocimiento del cliente y saber con qué recursos cuenta. El autoconocimiento hace consciente al cliente de sus recursos, así como de cuáles son sus principales limitaciones (reales o autoimpuestas).

Una de las herramientas que podemos utilizar los Coachs son los cuentos como metáfora inspiradora para facilitar que el cliente salga de su zona de confort y pueda explorar desde otra mirada su propia realidad. En este artículo os presento un cuento en formato de video para iniciar una conversación o como feedback metafórico.

.

¿Cómo lo conseguiremos?

Facilitando y provocando que emerja lo mejor de nuestros clientes o coachees. Acompañándolos en el descubrimiento de su poder interior para que puedan lograr sus sueños.

Todo ser humano posee en su interior los recursos necesarios para su propio desarrollo personal. Cada uno de nosotros poseemos un don o talento que nos hace únicos, especiales, diferentes e irrepetibles. En algunos casos se manifiesta muy pronto de manera natural, para otras personas emergerá gracias a unas circunstancias especiales, y para otros este don estará a la espera de ser revelado y pueda expresarse. A menudo nuestras creencias limitadoras son el principal obstáculo.

La manifestación del pleno potencial de cada persona a veces requiere la confrontación con el entorno. La imagen que tenemos de nosotros mismos, difiere muchas veces, de la que tienen los que nos rodean. La expresión más honesta de esta imagen que nos devuelven los demás nos proporciona un autoconcepto más amplio y preciso.

El Coach Teleológico posee la habilidad de relacionarse con las personas partiendo de su potencial, no solamente tiene en cuenta las capacidades que ya ha desarrollado hasta el momento. De esta manera, la persona puede asumir más retos y crecer en competencias. El Coah se relaciona con su cliente no tanto desde lo que ya es capaz de hacer sino por lo que puede llegar a hacer. El Coach posibilita la visión de nuevas oportunidades. El Coach no exige, anima y acompaña. El Coach entiende la relación con los demás como el arte de acompañarlos en el descubrimiento y desarrollo de sus competencias para que pueda mejorar sus resultados desde un modelo de conversación teleológico.

¿En qué eres único, especial y diferente?

Hermínia Gomà
22 Setiembre 2011

.

Siguiente Post: