¡Visualiza el éxito!

Post escrito por Hermínia Gomà en octubre 27, 2011
Categorías del post: COACHING,VALORES Y COMPETENCIAS

 

¡Visualiza el éxito!

 

–         Nunca dejes que nadie te diga…que tú no puedes hacer algo…ni siquiera yo. ¿De acuerdo?
–         De acuerdo
–         Si tú tienes un sueño, lo tienes que proteger. Las personas que no son capaces de hacer algo por si mismas te dirán que tú tampoco podrás hacerlo. Si tú deseas algo… ve a por ello. Y punto.
De la película: “En busca de la felicidad”
de Gabriele Mucciono
.

                            

.

El hemisferio derecho de nuestro cerebro es creativo, sintético, globalizador e intuitivo. Nos permite visualizar nuestras perspectivas, ampliar nuestra mirada y trascender los obstáculos que puedan obstaculizar nuestros objetivos. Es el lado visual y creativo.

Gracias al hemisferio derecho podemos proyectar nuestros sueños
y dotarlos de brillantes matices

Poder visualizar nuestros objetivos está en función del desarrollo de las capacidades del hemisferio derecho. Como dice Stephen Covey: “Una buena afirmación debe ser personal, positiva, realizada para el presente, visual y emocional”. Y también nos habla de el líder siempre realiza dos creaciones: la primera creación es mental (visualizar), la segunda creación es física (ejecutar).

Si queremos lograr nuestros objetivos, por muy ambiciosos que éstos sean, el primer paso será verlos, sentirlos, pensarlos y experimentarlos antes de lograrlos. Se trata de visualizarlos de tal manera que los podamos imaginar con tanto realismo como si ya los hubiéramos logrado. Tanto si has de lograr tu sueño, como si has de tener una entrevista difícil, como si has de hablar en público, o quieres disfrutar en tu próximo viaje…sea el proyecto que sea, ser capaces de verlo coronada felizmente influirá en el resultado que obtengamos.

Visualizar es un proceso que nos permite canalizar nuestra capacidad creativa para reactivar nuestras experiencias sensoriales y emocionales para lograr resultados extraordinarios.

Visualizar es poner nuestros recursos del pasado,
al servicio de nuestros logros futuros

La visualización del objetivo que queremos lograr ha de ser lo más realista posible, acompañada de la confianza en que se realizará satisfactoriamente. Para crear estas imágenes hemos de:

  1. Estar relajados física y emocionalmente. A través de la respiración nos prestamos atención y nos concentramos sin distracciones externas.
  2. Iniciamos un diálogo interno, dónde nos preguntaremos y escucharemos las emociones que sentimos, para poner en marcha los resultados que queremos. Motivación es encontrar un motivo para pasar a la acción. Las emociones generan los motivos, sin emoción que lo impulse no hay objetivo que pueda lograse. La visualización ha de estar fuertemente conectada a una emoción. Así, nuestro cerebro, que no diferencia una experiencia real de una interna, captará nuestro entusiasmo y nuestro interés por lograr el objetivo.
  3. Es importante visualizar utilizando los máximos sentidos posibles (vista, oído presión, olfato, tacto, gusto, cenestésico, térmico, etc..) con la finalidad de que la visualización nos conecte con todo nuestro potencial sensitivo.
  4. La concentración ha de ser intensa y sostenida en la imagen de la visualización, evitando la dispersión mental.
  5. Es preferible hacerla varias veces al día durante un espacio de tiempo corto (de 5 a 10 minutos) que una sola vez durante un espacio de tiempo prolongado (sobre todo cuando no tenemos práctica).
  6. El pleno convencimiento de que aquello que queremos lo vamos a conseguir será un elemento esencial para que la visualización surta efecto.

En los procesos de Coaching utilizamos le técnica de la visualización para que nuestros clientes confíen, no solamente en que harán posible sus objetivos sino que además podrán superar los obstáculos que prevén puedan ir surgiendo a lo largo del camino. La visualización del éxito refuerza la autoestima de nuestros clientes al poder reconocer el enorme potencial del que disponen. Se ven a sí mismos con una imagen más precisa al proyectar una visión dónde lo están viviendo exitosamente.

El poder creativo del hemisferio derecho es un gran aliado para disipar los miedos que pueda provocar el plantearnos un gran objetivo, que nos lleve a realizar las modificaciones necesarias para vivir mejor nuestra vida, sin agobiarnos por la magnitud de nuestra meta.

¿Qué objetivo quieres lograr?

¿Qué emociones lo acompañan?

¿Qué valores lo dirigen?

¿Qué resultado deseas?

¿Cómo te sentirás cuando lo hayas logrado?

A qué esperas…Imagina, crea y construye la visión que necesitas para lograr tu objetivo.

.
Hermínia Gomà  (Gracias Alex, por tus sabias reflexiones cuando has leido este artículo, antes de su publicación)
27 de octubre 2011
.
Post Anterior: