La colaboración, clave para lograr los mejores resultados

Post escrito por Hermínia Gomà en diciembre 2, 2011
Categorías del post: VALORES Y COMPETENCIAS

La colaboración, clave para lograr los mejores resultados

                                                     

.

En la mayoría de circunstancias de nuestra vida la cooperación es mejor que la competencia o la confrontación. ¿Somos capaces de trabajar juntos para lograr mejores resultados? ¿Somos capaces de ganar juntos? Cuando hablo de trabajar juntos me refiero a un equipo que trabaja para un objetivo común, ya sea en el plano laboral como en el familiar.

Al plantear a los equipos estos profundos interrogantes, sus reflexiones acaban conduciéndoles a cuestionarse: ¿Somos capaces de dar? ¿Somos capaces de recibir? Dar y recibir, dos verbos esenciales para que podamos ganar juntos. No siempre es fácil saber dar, ni tampoco saber recibir y esto inevitablemente nos conduce a la siguiente reflexión: ¿Qué soy capaz de recibir? ¿Qué soy capaz de ofrecer?. Si cada uno de nosotros no somos a nivel individual competentes en dar y recibir, probablemente tendremos muchas dificultades para realizarlo como equipo. Hay personas a las que les cuesta dar afecto o recibirlo, prestar ayuda o aceptarla, dar tiempo o aceptar el silencio, facilitar una oportunidad o aprovecharla….

Cooperar implica, además, trabajar en un plano de igualdad, donde no existe la necesidad de dominar, ni de someternos. Significa que no necesitamos ganar al otro para “ser importantes”, ni precisamos perder porque “no somos importantes”. Para algunas personas es fundamental saber que “he ganado al otro”. Ciertas creencias se han ido elaborando a partir de mensajes que desde pequeños nos han ido transmitiendo en nuestras familias, en las escuelas, en los medios de comunicación… Mensajes donde el individualismo, el consumismo o sobresalir de los demás son señal de éxito personal. Por ejemplo cuando al llegar a casa con las notas mensuales los padres preguntan: ¿Cuántos compañeros han sacado mejores notas que tú? ¿Quién ha ganado el partido?…Y ver reflejada en la cara de sus progenitores la decepción… ganar es el requisito para no defraudar, para conseguir admiración y aprobación…Ganar es señal de éxito.

Pero ¿hace falta que sea a costa de que otro pierda? Desde las familias, las escuelas, las empresas… podemos trabajar cooperando para que nuestros hijos, nuestros alumnos, nuestros colaboradores… aprendan e integren que es mejor “ganar todos juntos” que hacerlo a costa de que otro pierda.

Cambiar este paradigma para convertirlo en: “he ganado con el otro, hemos ganado juntos” implicará una revolución interna, enorme, es dejar el “ego” fuera de juego. Significa dejar de creer que “debemos derribar a los demás” para ser apreciados, para cubrir las expectativas de los demás, para ser más competitivos en el mercado. Cuando podemos llegar al origen de la necesidad de competir, de ganar, nos damos cuenta de que en el fondo la lucha es con nosotros mismos y que a pesar de que ganemos al otro, nuestra lucha interna no terminará hasta que comprendamos que obtendremos mejores resultados si trabajamos juntos, aprendemos unos de otros y mutuamente nos apoyamos para seguir creciendo.

Significa atrevernos a vivir el principio de la reciprocidad, el paradigma de la interdependencia, en todas nuestras interacciones. Vivir desde este paradigma nos lleva a centrarnos en lo importante: vivir una vida donde dar y recibir adquieren sentido, donde la cooperación es mejor que la competición, dónde buscar el beneficio mutuo nos aporta los mejores resultados posibles.

.
Hermínia Gomà
2 diciembre 2011
.