No hay atajos en los procesos de desarrollo personal y social

Post escrito por Hermínia Gomà en diciembre 18, 2011
Categorías del post: General

              No hay atajos en los procesos

              de desarrollo personal y social

Cualquier proceso de crecimiento personal se desarrolla paso a paso a través de una serie de etapas evolutivas. Cada una de estas etapas es importante y requiere su propio tiempo de maduración. Es un proceso que afecta a todas las áreas de nuestra vida.

Cuando en nuestra infancia aprendemos a hablar, desde los gorgoritos, el balbuceo hasta que alcanzamos un óptimo desarrollo de nuestro lenguaje, iremos superando diferentes niveles consecutivos y cada nivel será fundamental e imprescindible para alcanzar el siguiente. Al construir una obra, sentamos sólidos cimientos antes de elevar un edificio. Para recolectar el trigo, antes hemos sembrado la semilla.

Aceptamos estos pasos a nivel concreto, objetivo, físico e incluso intelectual ya que los observamos continuamente, sin embargo en otras áreas del desarrollo humano no lo vemos tan obvio. Por ejemplo, cuando hablamos de desarrollo personal e interacción social, queremos acortar el camino, priorizando la urgencia a la importancia, la forma antes que la esencia, la conducta al carácter, la falsificación a la innovación. Nos saltamos pasos, creyendo que así ganaremos tiempo y ahorraremos esfuerzos y de manera ingenua esperamos conseguir los resultados que logran las personas que asumen que todo proceso requiere que se integren los pasos precedentes.

La realidad nos demuestra continuamente que no existen atajos para el desarrollo del talento, para liderar nuestras vidas, para lograr nuestros sueños. En todas las áreas de nuestra vida hay niveles o procesos de desarrollo. ¿Qué nos ocurre cuando queremos liderar un equipo y nosotros no podemos liderar nuestra vida? ¿Qué ocurre si queremos que nuestros hijos se inspiren en valores que nosotros no vivimos como padres? Probablemente sea un vano deseo que comportará frustración, dolor e impotencia. Cuando queremos aparentar o fingir lo que no somos, lo que no sabemos, estamos buscando atajos, nos ponemos un “disfraz triunfador” que al primer contratiempo derrota nuestra vana esperanza de ahorrarnos esfuerzo y tiempo. Ningún “disfraz triunfador” puede compensar el vacío y la carencia de maestría y madurez. Si no aceptamos el nivel en el que estamos, si negamos nuestra realidad, no podremos progresar y desarrollar todo nuestro enorme potencial. Admitir que aun no somos, que aun no sabemos es el primer paso para nuestro crecimiento, aprendizaje y desarrollo personal y social.

Hay muchas personas que ocupan cargos de responsabilidad y autoridad como algunos padres, directivos y líderes que poseen talentos y conocimientos pero emocional y éticamente no poseen un alto grado de madurez y se apoyan en su rango, cargo, status o título para compensar su déficit de carácter. Cuando esto ocurre están a merced de factores externos para lograr que pasen las cosas, crean dependencia en los demás impidiendo su propio desarrollo y substituyen la cooperación por el miedo.

Imaginemos que una persona posee un excelente desarrollo intelectual, pero un pobre desarrollo emocional. Cuando no ocurre nada, todo va bien pero ¿qué pasa cuando esta persona está estresada, ha discutido con su pareja, tiene problemas económicos, sus hijos no colaboran o sus equipos no están motivados? Si esta persona ha cogido el atajo y no ha aprendido a regular sus emociones, éstas van a gobernar su vida. La intolerancia, la frustración o la impotencia que no se detectaban bajo el “disfraz triunfador” se descubrirán y revelarán su falta de desarrollo interior. Aunque durante un tiempo y en ciertos ambientes podamos fingir que somos lo que aparentamos, internamente sabemos cómo somos realmente y aunque no nos lo digan, las personas que viven y trabajan habitualmente con nosotros también lo saben.

¿Por dónde empezar? La clave es empezar por el punto de partida, para ello la introspección será la herramienta que nos va a permitir comprender nuestras fortalezas y debilidades. No hay dos caminos análogos, no hay dos procesos similares. Habrá momentos que avancemos y otros donde retrocedamos, pero la clave será comenzar a trabajar en el nivel en el que nos encontramos en ese momento. Será interesante que tengamos en cuenta las siguientes premisas:

  • Que en el área emocional, física, intelectual o espiritual nuestros niveles de desarrollo pueden ser distintos a los de otras personas. Que mientras yo tengo que seguir trabajando “mi paciencia”, mi jefe debe seguir trabajando “su disciplina física”.
  • Aceptando que es un proceso natural donde la siembra es anterior a la cosecha.
  • Inspirarnos en nuestro afán de superación sin compararnos con nadie. Cada día puedo trabajar “un poco más” la paciencia. Se trata de compararnos con nosotros mismos.
  • Para desarrollar cualquier área de nuestra vida debemos iniciar el cambio desde nuestra realidad actual, no desde dónde nos gustaría estar
  • No existen atajos para el desarrollo personal y social. Si me pongo el “disfraz triunfador” acabarán descubriéndome. Perderé el respeto y la credibilidad en mi mismo.

Para poder relacionarnos exitosamente con nuestros hijos, pareja, colaboradores, amigos, socios y colegas precisamos fortaleza interior, haber aprendido a regular nuestras emociones, a escuchar y empatizar. ¿Qué necesitamos para lograrlo? Trabajar sobre nuestro carácter, desarrollar nuestra regulación emocional y conectar con nuestros valores más profundos. Estar abiertos a la comprensión, aceptación y posibilidad de cambio. No hay atajos para lograr nuestro desarrollo como seres humanos. A veces será doloroso, otras veces será complicado, otras será revelador, en ocasiones nos sorprenderemos pero siempre será enriquecedor para nosotros y para nuestras relaciones con los demás.

Hermínia Gomà
17 diciembre 2011

Comentarios del post

Qué importante es ser humildes y aceptar lo que somos!No tener ni querer aparentar más y evitar las comparaciones!Mirar hacia dentro y no tanto hacia fuera!Fomentar mis habilidades adquiriendo nuevas!Qué buena manera de motivarse uno mismo y ser mejor día a día!

Óbviamente podemos crecer personalmente pero partiendo de lo que ya somos y aceptando nuestras limitaciones! Así, PODREMOS ENSEÑAR LO QUE SABEMOS Y CONTAGIAR LO QUE SOMOS!

#1 
Escrito por Ares en diciembre 18th, 2011 @ 19:46

Es apasionante todo lo relacionado con el desarrollo personal y la gran cantidad de doctrinas que se han ido desarrollando a lo largo de la historia. Me vienen a la cabeza un montón de ejemplos pero no sé por qué pienso en dos: 1) la propuesta de Ken Wilber (y que recoge sintéticamente en libros como “Brevísima historia de todas las cosas”), 2) los planteamientos de los verdaderos alquimistas. A éstos últimos los juzgo como grandes amantes de su infinita realidad interior y de su vínculo con la infinita realidad exterior. Lo malo es que los textos que recogen estas doctrinas están escritos con un lenguaje demasiado simbólico a mi parecer, aunque una vez conocido dicho lenguaje resulta que están hablando de los pasos para desarrollar el enorme potencial humano. Y sin atajos, la piedra filosofal tenía un proceso con unos determinados pasos y era premisa que el alquimista se transformara interiormente.

No sé por qué me ha dado por hablar de los alquimistas. Es domingo y estoy divagador…

Me llama la atención que no ocurre con demasiada frecuencia esto de que una persona esté interesada en desarrollarse personalmente. Supongo que nuestra sociedad alimenta determinados miedos y divulga, aunque sea inconscientemente, muchas creencias limitantes. Por decir un ejemplo, a mí me llama la atención creencias del tipo «no quiero cambiar porque dejaría de ser quien soy».

Así pues, y no sé qué pensaréis, entre que no hay demasiado interés en desarrollarse y lo mal visto que está pedir un poco de ayuda, los psicólogos, coachs, o lo que sea, estamos están para hacer que la gente que se siente muy muy mal llegue a sentirse bien (es una generalización, claro está). En este contexto entiendo lo que dijo Jaspers: “El hombre no toma conciencia de su ser más que en situaciones límite”. Esta cita la he publicado recientemente en mi facebook y una amiga aportó una reflexión interesante: “me parece una práctica de lo más iniciática llevarse a uno mismo al límite, (…), y traspasarlo. Seguramente el ser sea infinito, no podemos depender de las situaciones para explorarnos”. Hace pensar tantas cosas…

#2 
Escrito por Aleix en diciembre 18th, 2011 @ 21:47

Gracias por el post Herminia. Es inspirador en estas fechas de fin de año en las cuales una gran mayoría de personas se compromete a cambiar algo de su vida para 2012. Pero ese cambio suele quedarse en el «HACER» y, claro, si no se lleva al «SER», no hay cambio en la ESENCIA ni mejora posible en LIDERAZGO.
NO HAY ATAJOS PARA LOS CAMBIOS DE PARADIGMA EN EL SER, PARA MODIFICAR NUESTRAS CREENCIAS QUE NOS LIMITAN, PARA SALIR DE NUESTRA ZONA DE CONFORT, PARA LIDERAR NUESTRA VIDA.
En todos estos «para…» encontramos de forma subyacente el concepto de DESARROLLO PERSONAL Y SOCIAL. Para conseguirlo, ciertamente que la Toma de CONCIENCIA es el primer paso para un CAMBIO DE ACTITUD que nos permita EL CAMBIO DE PARADIGMA, pasando del Mapa al Territorio (Covey).
Es un camino éste más o menos largo en que los COACHS (y por favor, Aleix, no «o lo que sea…») estamos encantados de acompñar a nuestros Coachees. Uno de los «ingredientes» clave para ello es el OPTIMISMO, así como la HUMILDAD. Y el Coach, mientras su Coachee avanza pasito a pasito, también AVANZA con él, CRECE y se DESARROLLA. Mientras los Coachs acompañamos en el LIDERAZGO personal de nuestros Coachees, también nosotros nos lideramos más y mejor, aprendiendo cada día con ellos, como Coachs y como personas.
En ECOLOGÍA EMOCIONAL se dice que «la excelencia es aquello que cuando damos un paso hacia adelante, ella da dos; jamás la alcanzaremos pero es lo que nos PERMITE MOVERNOS y seguir AVANZANDO hacia ella».

FELICES FIESTAS!

#3 
Escrito por josep gendra en diciembre 23rd, 2011 @ 12:35

Muy interesante y muy bien explicado. La parte positiva de un disfráz, bajo mi punto de vista, es que ya tenemos el modelo qué desea o se imagina, es decir la parte exterior, es como una ecuación que tenemos el resultado y debemos ir ayudando a nuestro Coachee a despejar las incógnitas interiores para que salga reforzado.
Un saludo a tod@s y felices fiestas.

#4 
Escrito por David en diciembre 23rd, 2011 @ 13:29

Muchas gracias por estas profundas reflexiones.

Con toda humildad, añadiría a la necesaria introspección y dada nuestra dimensión social,la conveniencia de pedir feedback -de diferentes personas en los diferentes ámbitos de nuestra vida-.

Añadiría también la importancia de pedir ayuda profesional, y mucho antes de lo que solemos hacerlo.

Mi experiencia personal -caigo ahora en la cuenta del parecido significado que en este contexto damos a las palabras hábito, armadura y disfraz, al que hace referencia Hermínia- es que desaprender los hábitos que hemos forjado a base de repetición durante años es un arduo trabajo.

Por otro lado, desafortunadamente, la regulación emocional no se enseña en la escuela, ni se adquiere en un curso ni con la lectura de libros de autoayuda. Necesitamos un acompañante y guía.

#5 
Escrito por Lluís Sanmiquel en diciembre 23rd, 2011 @ 14:01

Excelente herminia me ha llegado a lo más profundo del corazón tu reflexion. muchas veces como bien apuntas la gente lleva una mascara de heroe y no vive el verdadero proceso de crecimiento personal que es hacia dentro y esto solo contribuye a que lo que estamos comenzando como yo a recorrer este camino que a veces nos cuestionemos sera verdad lo que dicen? porque la mayoria o mejor dicho una gran cantidad de terapeutas coah, psicologos y demas no han vivido el proceso de transformacion e instropeccion y esto genera confución. hace dias fui hacer una terapia y el terapeuta hablaba de como nosotros creamos nuestras realidades y que lo que uno pedia al universo lo podria lograr luego me entero que esta pasando dificultades economicas y que quede claro esto no es una critica simplemente hablo o mejor escribo que el crecimiento personal es un proceso que tiene varios pasos y como bien apunta hermia en una ocasion puede ser doloroso en otras no pero es un proceso que debe integrarse en nosotros para ser un ejemplo «No se puede dar lo que no sé tiene»Muchisimas felicidades en estas navidades y que el amor ,la paz y la abundancia iluminen vuestras vidas

#6 
Escrito por santiago en diciembre 23rd, 2011 @ 23:51

Comparto lo que dices acerca de la necesidad de introspección, de no saltarnos pasos para progresar, de no negar nuestra realidad, de no ponernos el ‘disfraz triunfador’.
Sin embargo, una vez asumido todo lo anterior, discrepo en lo que afirmas (y me parece sospechosamente interesado) con relación a que debamos seguir trabajando ‘nuestra paciencia’, y aun más si <>.

Si consideramos que hay dos características coalescentes a la naturaleza humana, a saber, que somos mortales (nuestro tiempo está limitado por nuestra biología), y que la jerarquía es un fundamento de la sociedad (de cualquier sociedad humana en cualquier tiempo) marcado también, y con mayor peso si cabe, por nuestros genes, en algún momento debemos decir basta. No podemos esperar a completar nuestro ‘desarrollo’ para discutir, por supuesto de una forma civilizada pero asertiva (concepto que tanto os gusta a los gurús del ‘coaching’), el ser y el deber ser, con tu jefe o con quien haga falta.

#7 
Escrito por Manolito Pérez en diciembre 24th, 2011 @ 4:20

Comparto lo que dices acerca de la necesidad de introspección, de no saltarnos pasos para progresar, de no negar nuestra realidad, de no ponernos el ‘disfraz triunfador’.
Sin embargo, una vez asumido todo lo anterior, discrepo en lo que afirmas (y me parece sospechosamente interesado) con relación a que debamos seguir trabajando ‘nuestra paciencia’, y aun más si »…mientras yo tengo que seguir trabajando “mi paciencia”, mi jefe debe seguir trabajando “su disciplina física».

Si consideramos que hay dos características coalescentes a la naturaleza humana, a saber, que somos mortales (nuestro tiempo está limitado por nuestra biología), y que la jerarquía es un fundamento de la sociedad (de cualquier sociedad humana en cualquier tiempo) marcado también, y con mayor peso si cabe, por nuestros genes, en algún momento debemos decir basta. No podemos esperar a completar nuestro ‘desarrollo’ para discutir, por supuesto de una forma civilizada pero asertiva (concepto que tanto os gusta a los gurús del ‘coaching’), el ser y el deber ser, con tu jefe o con quien haga falta.

#8 
Escrito por Manolito Pérez en diciembre 24th, 2011 @ 4:39

Mi necesidad, deseo y afán de crecer y evolucionar topan a menudo con mi impaciencia, incluso a veces, me descubro preguntándome y exigiéndome a mi misma cuál es la razón por la que no he alcanzado a comprender alguna situación, alguna interacción. Acto seguido tomo conciencia de que dicha incomprensión es fruto de mi necesidad de cambio, de «mirar» con nuevas lentes y me digo que la evolución interior requiere tiempo, paciencia, compromiso conmigo misma y confianza. La vida está llena de procesos que se crean paso a paso y es fabuloso disfrutar de cada uno, aunque alguna vez sean pasos hacia atrás, y que por este motivo no hay atajos. La evolución de nuestra esencia es infinita y no se trata de llegar a un final, pues no existe, sino de recorrer el camino gozando de cada paso. Mi meta aprender disfrutando. Gracias Herminia.

#9 
Escrito por Diana Espinosa Prado en diciembre 28th, 2011 @ 19:53

Esta mañana he leído un cuento que me ha gustado y que podría encajar con que hay que recorrer el camino paso a paso y que necesitamos el tiempo necesario para recorrerlo para llegar a crecer. Os lo voy a contar:

Un joven quería ser arquero. Pensó que lo mejor era ir a presentarse al mejor arquero del reino para que le enseñara cómo serlo. Cuando llegó se encontró a un ancianito somnoliento y le contó su sueño. El anciano le dijo, para ser un buen arquero lo primero que tienes que hacer es ir a buscar un piojo. El joven extrañado obedeció. Le costó unos días poder coger el piojo pero finalmente lo consiguió y se presentó nuevamente al anciano. El viejo arquero le dijo, ahora toma este cordel y tienes que atar al piojo con el mismo pero sin dañarlo. El joven, pensó que tal vez el anciano le tomaba el pelo, pero humilde se marchó a su casa para obedecer lo que el hombre le había pedido. Lo intentó una y otra vez, y así hasta seis meses hasta que lo consiguió. Cuando consiguió poner una cuerda alrededor del pequeño piojo sin dañarle, se presentó ante el anciano. El hombre felicitó al joven aprendiz y le pidió que volviera a su casa y contara los latidos del corazón del piojo. El joven desconfiado, obedeció nuevamente y observó al piojo un día tras otro atentamente, hasta que pasados dos años fue capaz de contar los latidos del pequeño corazón. Se fue a ver al anciano y le contó su progreso. Entonces el arquero le dijo, muy bien, ahora cuelga al piojo con el cordel que lleva atado a su cuerpo en esa rama del árbol, apunta con este arco y esta flecha al piojo, debes atravesar su cuerpo sin cortar el hilo. El joven pensó que no sería capaz, pero tomó el arco y la flecha y apuntó, y se dió cuenta de que su vista se había perfeccionado tanto que era capaz de ver desde lejos el cuerpo tan pequeño del insecto y disparó atravesando el cuerpo del pequeño animal pero sin cortar el cordel. El joven le dió las gracias a su maestro por haberle convertido en un buen arquero, pero el anciano le agradeció al joven la oportunidad de haberle podido enseñar.

#10 
Escrito por Ingrid en diciembre 29th, 2011 @ 0:51

Un artículo muy interesante, Herminia. Desde la infancia cuidamos la educación intelectual de nuestros hijos, considerando que esta será basica para su desarrollo, y a la vez dejamos de lado el desarrollo emocional; ello conlleva que personas de un alto nivel intelectual, grandes técnicos y personas muy competentes, tengan graves problemas para regular sus emociones. Como todo aprendizaje, no es nada fácil, pero no imposible. És cuestión de verlo y querer cambiar. Gracias!

#11 
Escrito por Francesc en diciembre 29th, 2011 @ 10:07

En este nuevo año 2012 quiero desear a todos los coach y futuros coach y muy especialmente a Herminia un año lleno de amor, prosperidad y abundancia según dicen este será uno de los años más importantes en la historia de la humanidad algunos anuncian muchos desastres a nivel mundial otros auguran grandes beneficios para la humanidad en fin que no se sabe en que creer yo me quedo con la frase de mahatma Gandhi” SÉ EL CAMBIO QUE QUIERES VER EN EL MUNDO “ Todo esta dentro de nosotros y es el reflejo lo que vemos fuera venimos a este mundo con una misión como decía un filosofo :aprender a ser felices por nosotros y amarnos a nosotros y a nuestro semejante para eso debemos aceptar lo factico y ponernos en marcha para cambiar lo que es posible desde nuestra esencia divina muchas felicidades y sobre todo muuuuucho AMOR

#12 
Escrito por santiago en enero 9th, 2012 @ 10:05

Hola Herminia gracias,
Jamas se podra recoger si no sabemos sembrar,esta es una metafora fantastica para explicar si no sabemos dar como vamos a recoger,el amor es una emocion dar y recibir de los demas,este proceso no es facil ya que casi siempre el ser es egoista y mira muy individuaistamente y descuidamos las emociones que son muchas veces el motor de la vida.

Si aprendemos a educar desde la emocion y no solo desde la racionalidad quizas contrivuimos a cambiar un poquito el mundo y eso nos hara mas felices y sobre todo degaremos una buena herencia para las proximas generaciones.
Un saludo.

#13 
Escrito por sara lopez en enero 12th, 2012 @ 23:14

Buscando literatura para mi trabajo de final de carrera he llegado a este «post», me he quedado con lo que se comenta en el primer párrafo «Cualquier proceso de crecimiento personal se desarrolla paso a paso a través de una serie de etapas evolutivas. Cada una de estas etapas es importante y requiere su propio tiempo de maduración. Es un proceso que afecta a todas las áreas de nuestra vida». En lo que me pregunto, ¿cual es aquí la función del psicoterapeuta? Esta claro que es un acompañante en este proceso y una buena guia, entonces, me ha surgido la siguiente pregunta ¿Que relación encontramos entre esta actitud y una actitud psicopedagógica? Buscando más en la literatura, Rosal y Vallejo Cortés (2003) me han dado una respuesta, que voy a compartir con vosotros: “No vemos inconveniente en afirmar que el concepto de crecimiento personal es un concepto psicopedagógico. Sobre todo si entendemos la actividad educativa como la tarea de ayudar a que el sujeto saque de sí mismo todas sus capacidades peculiares, parte de las cuales tiene peligro de mantenerlas aletargadas hasta llegar a perderlas”.

Gracias por el artículo Hermínia.

#14 
Escrito por Lola Inchaurralde en marzo 29th, 2015 @ 14:08

A veces nos centramos en que nos gustaría ser para contentar al otro, donde nos olvidamos de lo más importante que es que quiero ser yo y luchar por ello. Cuando quieres algo hay que luchar por lo que quieres, unas veces lo lograras y te sentirás orgullos de tus logros y otras veces no, pero no por ello te tienes que frustrar o comparar, sino seguir luchando y aprender de lo sucedido para seguir creciendo, ese es el camino.

#15 
Escrito por Irene en enero 29th, 2017 @ 22:41

Añade tu comentario

requerido, usa tu nombre real
requerido, no será publicado
opcional, tu dirección de blog