Enamorados de nuestra profesión

Post escrito por Hermínia Gomà en febrero 1, 2012
Categorías del post: General,inteligencia emocional,VALORES Y COMPETENCIAS

Enamorados de nuestra profesión

El infierno es despertar cada día
y no saber que haces aquí
Frank Miller
 
¿Estás enamorado de tu profesión?
¿Estás esperando descubrir la profesión de tu vida?
¿Continúas en tu trabajo por miedo, por conformidad pero
no estás enamorado de lo que haces?

Hoy me gustaría analizar nuestra profesión desde una mirada poco habitual. Conectemos por un momento con la vivencia de estar enamorados. Relájate y recuerda lo que sientes, lo que haces, lo que piensas cuando estás enamorado. Ahora, si te atrae esta idea, trasládala a tu vida profesional y analicemos conjuntamente esta perspectiva. Ya sabes, cuando estamos enamorados querríamos que todo el mundo lo estuviera.

Para muchos, enamoramiento y romanticismo forman un binomio inseparable. Cuando asocio el romanticismo a una profesión, en tropel acuden a mi mente modelos de personas enamoradas de su profesión que me inspiran y me elevan. Sus vidas, ligadas profundamente a su profesión están plagadas de idealismo. Todos estos profesionales no podrían evitar ser fieles a su misión ni a sustraerse a la pasión con la que manifiestan sus talentos. No pueden evitar aportar al mundo lo que mejor saben hacer, aquello para lo que nacieron. Héroes enamorados de sus profesiones como Marie Curie, Charlotte Brontë, Pau Calsals, Ernest Shackleton, Pablo Picasso, Steve Jobs, Víktor Frankl, Pep Guardiola…tantas y tantas personas más. Personas de carne y hueso que de su profesión han hecho su destino.

¿Quién te inspira a ti?

Enamorarnos de nuestra profesión es conectar con nuestra vocación. Como dice S. Covey, en su libro El 8º Hábito, vocación es “voz en acción”. Encontrar nuestra propia voz para expresar lo que somos y cumplir aquello que solamente nosotros podemos realizar. Más aun, ayudar a otros a encontrar su propia voz y atreverse a expresarla. Cómo coachs, en nuestro ejercicio profesional vamos a realizar procesos en los que nuestros clientes ansiarán encontrar su vocación para dar sentido a sus vidas y realizar sus sueños a través de sus talentos. Conectar con su misión, disfrutar, aprender y crear, aportando valor añadido a la sociedad a la que pertenecen.

Plantearnos nuestra vocación o el deseo de estar enamorados de nuestra profesión, en estos momentos de gran incertidumbre, puede parecer una frivolidad, cuando hay tantas personas que lo que necesitan es un trabajo, el que sea, para poder sobrevivir dignamente. Es verdad, lo parece. Sin embargo, independientemente de nuestras circunstancias es especialmente importante cuando nos planteamos nuestro futuro laboral, saber que podremos realizarnos y desarrollarnos a través de nuestra profesión.

Cuando enfocamos nuestra vida siguiendo nuestra vocación, el sentimiento que nos embarga es como “estar enamorados”.  ¿Conocéis esa sensación, verdad? El enamoramiento está relacionado con nuestros anhelos y nos inspira para ser excelentes, para ofrecer lo mejor y para ver oportunidades de ejercer nuestra profesión en lugares que no captaríamos si no estuviéramos enamorados. Es un proceso que se desarrolla durante toda la vida ya que evoluciona constantemente. Implica descubrir ¿quién soy?, ¿cómo soy?, ¿hacia donde quiero ir? y ¿qué quiero aportar?, ¿qué legado quiero dejar en el mundo? Las respuestas a estas cuestiones marcarán la senda por donde transitar para alcanzar nuestro objetivo.

Estar enamorados de nuestra profesión despierta nuestros dones ocultos con el arrebato de la pasión. Entusiasmo por lo que hacemos, curiosidad por seguir descubriendo más de ella, interés en sacarla a colación siempre que podemos, necesidad de estar con otros que sienten lo mismo que nosotros, placer al ejercerla, satisfacción por sabernos privilegiados, plenitud por cubrir nuestras expectativas. Nos carga de energía. Nos emociona. Nos llena. Hacemos lo que amamos y amamos lo que hacemos.

¿Cómo seguir amando lo que haces?
¿Qué te impide hacer lo que amas?
¿Es una relación que saca lo mejor de ti?
¿Te apasiona? ¿Te hace vibrar?

Pero, lamentablemente, algunas personas que en su día estaban enamoradas de su profesión poco a poco han perdido la ilusión, ya no recuerdan porque la eligieron, ni se apasionan con ella. Esta ausencia les crea frustración, desánimo, alineación y falta de sentido. La rutina, el sinsentido, las ha alejado de esta maravillosa sensación. En mi ejercicio como coach o psicoterapeuta escucho esta desazón en mis clientes o pacientes. Malestar vinculado a la falta de sentido en lo que hacen. A lo largo del proceso desvelamos que es indiferente el cargo que ostenten o la tarea que realicen, lo fundamental es cómo lo hacen, para que lo hagan y como viven lo que están haciendo.

¿Cómo ejerces tu profesión?
¿Para qué la ejerces?
¿Cómo la vives?

Hay personas ambiciosas, pero no lo suficiente. Si nuestra ambición solo abarca el tener, nunca será suficiente. Por este motivo deberemos ser más ambiciosos todavía, aspirar a ser. Cuando desempeñamos nuestra profesión para satisfacer exclusivamente nuestras necesidades ya sean estas materiales, emocionales, sensoriales… llega un momento en que no es suficiente. Ya hemos conseguido lo que ansiábamos y entonces descubrimos que no era bastante. Esta desazón es un pozo sin fondo, y la alternativa “más de lo mismo” no servirá. Pedir más no va a llenar este vacío. El hueco se llenará aportando, ofreciendo y contribuyendo. Como dice Viktor Frankl, “La vida nos exige contribución, y depende de cada uno de nosotros descubrir en que consiste”. Cuando estamos enamorados no queremos poseer, queremos ofrecer.

Enamorarnos implica abrirnos a la posibilidad de ser lo que queramos a través de nuestra profesión. A veces sin darnos cuenta nos vamos limitando, nos acomodamos a la rutina. Perdemos perspectiva y nos adaptamos a prácticas conocidas y aparentemente confortables. ¿Quién eres a través de tu profesión? Un eterno aprendiz, un sabelotodo, un conformista, un innovador, un rutinario, un experimentador…¿Cómo expresas tu propia identidad? Está en tu mano abrirte y ser lo que quieras a través de tu profesión.

La pasión y la imaginación van de la mano. Soñar con posibles, imaginar imposibles. La pasión se enciende cuando podemos concebir un deseo. Hay personas que no se atreven a desear, creen que es un lujo que no se pueden permitir. Visiona que tipo de profesional quieres ser, en que tipo de profesional te quieres convertir. Pasión, deseo y seducción son variables imprescindibles para mantener el enamoramiento. Cuando estamos enamorados encontramos atractiva nuestra profesión.

¿Quién quieres ser?
¿Dónde quieres llegar con tu profesión?
¿Cuál es tu deseo más atrevido?
¿Qué tiene de atractiva tu profesión?
¿Qué te seduce?

Es curioso, siendo una persona que amo profundamente mi profesión y que ésta da sentido a mi vida, después de compartir estas reflexiones con vosotros aun me siento más enamorada de la profesión que un día llamó a mi puerta, escuché y decidí vivir. Deseo de todo corazón, que a ti también haya podido inspirarte de alguna manera.

A ti, ¿qué te enamora de tu profesión?
 
Hermínia Gomà
Punta Cana
1 febrero 2012

 

 

Comentarios del post

Qué bonito Hermínia!

Yo que he vivido un divorcio profesional sé de qué hablas! Sentir el dolor de romper un compromiso de lealtad, de respeto y de amor a mi profesión ha sido arrollador para mi. Afortunadamente, he encontrado una nueva profesión con la que le pongo los cuernos, ser Coach, y la verdad qué bonito estar otra vez enamorada.
Gracias.

#1 
Escrito por Ingrid en febrero 1st, 2012 @ 22:41

Belloooooooo lo que has escrito!
Me senti completamente identificada con cada letra, espacio, comas y puntos apartes……
La pasion es la luz que ha guiado mi vida, a ratos me hace equivocarme…pero asi aprendo, y me enamoro mas de lo que hago….y cual es mi trabajo? Cual es mi profesion?…..
ES AMAR SIN LIMITES, casi llegando a la mania, pero siempre con juicio de realidad….jajaja

#2 
Escrito por Peca Ramirez en febrero 1st, 2012 @ 22:50

Es la primera vez hago un comentario y lo escribo con mayúsculas: Yo «AMO MI PROFESIÓN» me sedujo desde pequeñita, 6 años, «Ser enfermera».
Quise llegar a un nivel de liderazgo dentro de la enfermería, me cerraron puertas, desistí y me sentí frustrada. Frustrada por el «no reconocimiento», pero orgullosa de mi profesionalidad. Hoy con la mirada hacia atrás estoy segura que lo habría hecho bien, pero reconozco que hubiera sido laborioso conjugar mis principios y valores.
Es curioso buscaba el reconocimiento de «una jefatura» que no me conocía ni yo la conocía y a veces obviaba lo más importante «Ser feliz con lo que hago». Sigo amando Ser enfermera y eso dibuja una sonrisa cada día en mi cara.

#3 
Escrito por Isabel Alcalde en febrero 1st, 2012 @ 22:57

Bello sin duda, optimista y con un profundo sentido de la vida y del legado que queremos dejar, que te hace exclamar, cuando estás enamorado de tu Profesión: «¡Qué bello es vivir!».
Yendo un poquito más allá, pero bajando un nivel, me gustaría aquí apuntar un dilema frecuente(que no problema) de las personas, hoy en día: «Estoy enamorado de mi Profesión pero no estoy satisfecho, no sé qué hacer, no sé si seguir aquí con ello». A menudo, un Coachee con este dilema, está buscando la respuesta en un sitio donde no la encontrará. Como Coachs podemos acompañarle con la pregunta que debe hacerse para poder respondérsela y encontrar su camino. La pregunta se refiere al LUGAR y a las PERSONAS, recogiendo su «seguir aquí» y devolviéndoselo con el feedback. En este sentido, ese Coachee enamorado de su profesión pero que no encuentra sentido a su vida profesional puede responder a las preguntas «¿CON QUIÉN? y ¿DÓNDE QUIERES SEGUIR ESTANDO ENAMORADO DE TU PROFESIÓN?». Es habitual encontrar profesionales enamorados de su profesión pero que su desazón les proviene de su UBICACIÓN: una enfermera en un hospital, un actuario en una cía. de seguros, un director de sucursal en un banco, un psicólogo en un centro de día…. Todos ellos enamorados de su profesión, con su vocación autodeterminada/decidida/escogida desde hace años pero tienen la sensación de no ser felices, de haberse equivocado, de haber DEJADO DE ESTAR ENAMORADOS de su Profesión. ¿no será que han tenido un desamor con SU hospital, con SU Cía. de seguros, con SU banco, con SU centro de día? A veces estas personas pueden confundir su CRISIS DE VOCACIÓN con el LUGAR donde piensan que pueden seguir desarrollándose y con QUIÉN les facilita tal desarrollo. Por eso, como Coachs, yo pienso que tenemos la responsabilidad de acompañarles hacia esa toma de conciencia, de centrar al Coachee, que sea capaz de reforzar/renovar su Vocación, para que puedan pasar a la acción, convirtiendo el dilema de vida en un problema soluble: «¡Amo mi profesión pero no aquí!» podrían exclamar después de esa toma de conciencia. Así su camino puede proseguir exitosamente. ¡Gracias Herminia! (¡y gracias Isabel A. por inspirarme! Un abrazo)

#4 
Escrito por josep gendra en febrero 2nd, 2012 @ 10:42

Simplemente me encanta el escrito! Inspirarnos, desear y amar lo que hacemos, decimos… Compartir con el otro y con uno mismo ese estar enamorado de lo que llevamos a cabo!

#5 
Escrito por Ares en febrero 2nd, 2012 @ 11:30

Gracias Herminia por compartir el amor que sientes a tu profesión. En la sesión que nos diste sobre «Regular las Emociones», comentastes que el amor se regula cuando es correspondido y con la misma intensidad. Qué bonito es cuando amas tu profesión, y ésta te devuelve el amor que le das. Muchas gracias de nuevo por compartirlo y por inspirarnos. Disfruta del clima que aquí esta nevando jejeje.

#6 
Escrito por David en febrero 2nd, 2012 @ 11:56

Que artículo tan dulce, como la vida misma!
Esa pasión que se traduce como el combustible que nos hace arrancar, aprender, mejorar y «amar» lo que hacemos; y que por tanto, proyectamos y contagiamos a los demás!
Bárvaro!!!

Saludos.

#7 
Escrito por Evelyn en febrero 2nd, 2012 @ 12:37

«el enamoramiento es una imbecilidad transitoria» decia Ortega i Gasset… pero a todas y todos nos encanta!. Enamorarse implica perder objetividad, si alguna vez se ha tenido que no lo creo, y rodear al objeto de nuestra pasión de todas las virtudes que percibimos como reales, imposibilitando en cierto sentido hacer lo mismo con sus no virtudes.
Luego llega el amor, si queda, o si se supera. Y yo diria que en esta segunda fase en la que disfrutamos más de la persona amada. Una abuelita muy sabia me dijo un dia que cuando pierdes a tu compañero echas de menos sus defectos más que sus virtudes. Ahora diria…, o os acordaris cuando…, suelen ser una constante.
Con la profesión sucede un poco lo mismo, primero te enamoras y luego la amas. Pero mientras dura el amor te sigue apasionando y deseas seguir conociendo más, manteniendote cerca y alerta para seguir descubriendo como mejorar.
Y blogs como el tuyo son una buena manera de hacerlo. Gracias Herminia por compartir tu amor.

#8 
Escrito por Montse en febrero 2nd, 2012 @ 17:28

Me encanta el articulo estar enamorado de lo que soy y hago eso facilita mucho el día a día: Mi papa nos enseñó desde pequeños que los que trabajamos lo mejor que podemos hacer es elegir nuestro trabajo y nos decía que los pobres teníamos esa ventaja ya que los ricos tenían como trabajo cuidar y gastar su patrimonio.
A mi me encanta mi trabajo.

un abrazo anamaría

#9 
Escrito por anamaría en febrero 3rd, 2012 @ 20:44

Hola herminia,
Primero felicitarte por estar enamorada de tu profesion y compartirlo con todos nosotros eres muy generosa. Feeback de emocion,Preguntas Poderosas.
Quién quieres ser?

¿Dónde quieres llegar con tu profesión?

¿Cuál es tu deseo más atrevido?

¿Qué tiene de atractiva tu profesión?

¿Qué te seduce?

Respondiendo a tus preguntas que las acabo de copiar para responder y las tengo delante y no soy capaz de dar respuestas, como unas preguntas te puede desarticular ufffff!!! y esto me da que pensar cuando en un futuro el cliente me pueda cuestionar.

Tocas muchos puntos importantes si me lo permites a explicar mi situación.

Pertenezco aun colectivo sanitario gerarquico donde somos por la cola los terceros realizamos un trabajo muy tecnico y eso nos hace tecnicos.

Me gusta, me apasiona tanto lo que hago que un dia tube un sueño y es este sueño es el que hace de corazon de todo el proyecto.

un dia cree la Asociacion,otro dia cogi mi carpeta e fui a los hospitales hablar con mis compañeras y contarles mi sueño algunas decia que si otras decian que eso era imposible,pero no me afectaba por que los sueños se cumplen,con ilusion,pasion y paciencia.

El mensaje, que lo primero que tengo que intentar es que ellas/os crean como yo y cambien su mentalidad que si que hay otro colectivo que funciona por delegaciones pero el nuestro no!!

funcionamos por delegaciones cuando no es asi pero este cambio de paradigma es un gran trabajo y desafio al que me enfrento con mucha ilusion por qwue estoy convencida que juntas lo conseguiremos y nos daran lo que es nuestro por esfuerzo,por esperiencia,profesionalidad saber.

Si quieres puedes ser feliz con lo que haces solo tienes que reinventarte y creer en ti y los demas.
Un abrazo.

#10 
Escrito por Sara en febrero 5th, 2012 @ 9:40

Fascinante!! He vibrado con la lectura y me he sentido identificada y muy gozosa y feliz, tras años de búsqueda, de haber encontrado mi profesión: ser coach para «ayudar a otros a encontrar su propia voz y atreverse a expresarla». Acompañar a las personas en su autoconocimiento y abrir las posibilidades que tienen a su alcance, ayudarles a tomar conciencia de que son libres para ser quién quieran y de que por supuesto, pueden soñar. Es maravilloso dar alas a quién las solicita. Sé que es un privilegio apasionarme con mi profesión y por ello la valoro todavía más, es un tesoro.
Me ha encantado la frase: «Cuando estamos enamorados no queremos poseer, queremos ofrecer.» Ofrecer el SER para que otros SEAN.
Herminia tu blog siempre me inspira!
Un abrazo.

#11 
Escrito por Diana Espinosa Prado en febrero 9th, 2012 @ 21:01

I que mai s’apagui la flama que cada cop té més potència…
Conèixer l’Institut Gomà m’ha permès enamorar-me més de la psicologia i el món que integra la persona, gràcies!

#12 
Escrito por Paula Folch en abril 22nd, 2014 @ 8:34

El amor a la profesión despierta nuestros dones ocultos, el sentir entusiasmo por lo que hacemos, interés por saber que hay más sobre ella, cierto placer al ejercerla y plenitud por cubrir nuestras expectativas, nos llena de energía, nos emociona y nos satisface, puesto que hacemos lo que amamos y amamos lo que hacemos.

Leí un artículo muy interesante de consejos para mejorar el desempeño laboral.

Se los comparto.

http://goo.gl/mXltXS

#13 
Escrito por Melissa en junio 9th, 2014 @ 18:33

Herminia en este momento me siento si amor a mi profesión soy arquitecto y no me desempeño en esta actividad y quiero comenzar de nuevo mas no encuentro por donde. necesito apoyo puedes ayudarme gracias. saludos.

#14 
Escrito por RAYMUNDO en enero 7th, 2017 @ 16:55

¿Qué es lo que amas de tu profesión, exactamente?
¿Qué has hecho hasta el momento para trabajar en tu profesión?
Por favor, ponte en contacto conmigo a través de mi correo: herminia@institutgoma.com

#15 
Escrito por Herminia Gomà en enero 11th, 2017 @ 9:22

Que gran verdad acabo de leer en este artículo. Cuando te dedicas a algo que amas lo haces con gusto y además creces tanto a nivel personal como profesional, donde vas aprendiendo cada día cosas nuevas y maravillas que te brinda la psicología. Gracias A Institut Gomà, he descubierto la importancia de centrar la terapia en la persona, y sobretodo dar importancia en el interior de la persona, que me ha encantado y trataré de aplicarla en mi practica profesional.

#16 
Escrito por Irene en enero 29th, 2017 @ 22:23

Añade tu comentario

requerido, usa tu nombre real
requerido, no será publicado
opcional, tu dirección de blog