La aceptación y apreciación en el Coaching Teleológico

Post escrito por Hermínia Gomà en febrero 16, 2012
Categorías del post: COACHING,COACHING TELEOLÓGICO,General

La aceptación y apreciación

en el Coaching

 
 
 
La aceptación es el secreto de la satisfacción.
La apreciación es el secreto de la felicidad.
Brahma Kumaris

En este artículo querría reflexionar sobre dos “competencias” esenciales para los procesos de cambio: Aceptación y Apreciación. Aceptar es un verbo que implica ejercer nuestra capacidad de decidir. Apreciar es un verbo que implica ejercer nuestra capacidad de valorar. Poder acudir a estas competencias será definitivo para el éxito en los proceso de coaching. ¿Qué deberemos aceptar para que el proceso avance? ¿Qué deberemos apreciar? A nosotros mismos, nuestro pasado, nuestras pérdidas, las circunstancias actuales, la manera de ser de los demás, nuestros avances, nuestra capacidad para evolucionar…

La aceptación es una forma de madurez emocional donde la frustración, el resentimiento, la “rabieta”, la negación, el desanimo o el resentimiento no tienen cabida. La apreciación es una forma de madurez estética donde podemos valorar la belleza de nuestro proceso evolutivo desde una mirada amorosa. Para poder apreciar, primero deberemos aceptar. Como coachs es esencial que sepamos que el proceso se completará cuando el cliente pueda apreciar todo lo que ha significado el antes y el después, pueda estimar que lo que parecía un problema o déficit personal encerraba una oportunidad para desarrollar su enorme potencial.

Cuando aceptamos estamos tomando una decisión que refleja la toma de consciencia que hemos hecho de una determinada realidad. Aceptar la realidad es una señal de madurez. Es desde esta aceptación de la realidad que podremos realizar los cambios necesarios para acercarnos a nuestro objetivos. La aceptación de la realidad es un momento clave en el proceso de  coaching ya que nos coloca en el círculo de influencia. Nos da poder y energía para seguir adelante.

«Concédeme serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar
valor para cambiar aquellas que puedo y
sabiduría para distinguirlas»
Oración para la serenidad que se usa en Alcohólicos Anónimos

No debemos confundir aceptación con resignación. Mientras que la aceptación de la realidad nos da poder para iniciar el cambio, la resignación es una actitud pasiva, reflejo de una pérdida de poder sobre nosotros y la situación. Nos aleja del círculo de influencia. Nos conecta con la tristeza, el desánimo. Nos sentimos indefensos y desesperanzados.

Cómo Coachs debemos identificar aquello que podemos cambiar y aquello que debemos aceptar, tanto en nuestro interior como en el interior de nuestros clientes. También deberemos aceptar la realidad de que no podremos cambiar todos los aspectos de nuestra vida, o que nuestros clientes no podrán cambiar algunos de las suyas. Estas limitaciones, paradogicamente, cuando las aceptamos pueden ser positivas. Cuando aceptamos verdaderamente nuestras limitaciones como una realidad, podemos lograr mayor libertad para ser nosotros mismos. Como coachs, es fundamental que podamos generar alternativas donde nuestros clientes puedan aceptar la realidad sin abatirse hacia la resignación. La aceptación es el mejor recurso del que disponemos para liberarnos de aquellos obstáculos internos que nos permiten avanzar en la consecución de nuestras metas.

¿Qué es lo que no estás aceptando de tu situación actual?
¿Qué es lo que no estás aceptando de ti mismo en este momento?
¿Cómo lo quieres vivir?
¿Qué puedes aprender de esta situación?
¿Qué punto de partida representa?

Cuando hacemos estas preguntas facilitamos a nuestro cliente un nuevo punto de vista, otro enfoque que le puede ayudar a salir, como dice S. Covey, de su círculo de preocupación para entrar de lleno en su círculo de influencia. Entrar en esta área implica ampliar nuestro abanico de alternativas, inicialmente internas, para posteriormente aprovechar las externas.

La apreciación, en términos económicos tiene que ver con el “valor” que le otorgamos a la “moneda”. En Coaching, cuando hablamos de apreciación nos referimos al “valor” que le damos a lo que hacemos, a nuestras circunstancias, a lo que sentimos, a quien somos, a nuestra capacidad de evolucionar.

¿Qué valor nos damos?
¿Qué valor damos a lo que hacemos?
¿Cómo valoramos lo que nos pasa?

La apreciación en términos estéticos tiene que ver con lo “que sentimos” ante un hecho o experiencia determinados. Lo que nos conmueve observar el fenómeno de nuestra propia evolución. Todos nosotros interpretamos los estímulos sensitivos que nos llegan del exterior. A lo largo de nuestra vida nos llegarán infinidad de ellos. Estos estímulos sensoriales los “sentimos”, los interpretamos, los enjuiciamos, analizamos y valoramos para aproximarnos a la mejor respuesta que seamos capaces de dar. La experiencia que nos brindarán será distinta cada vez. La apreciación sería el análisis valorativo de la evolución de nuestras creencias, de las diferentes interpretaciones que hacemos a los estímulos que nos llegan del mundo exterior a lo largo de nuestra vida.  En estos casos, un feedback que recoja y ponga el acento en el progreso del cliente, que aprecie la belleza y grandeza de su propio proceso evolutivo.

La aceptación y la apreciación son dos aproximaciones muy útiles en los procesos de Coaching: aceptar y valorar apreciativamente, competencias claves para superar los obstáculos que nos impiden lograr nuestros sueños.

¿Qué es lo que aun no estás aceptando de esta situación?
¿Qué es lo que todavía no estás valorando apreciativamente de esta situación?

Cuando aceptamos logramos satisfacción, cuando apreciamos logramos felicidad.

Hermínia Gomà
16 febrero 2012
Barcelona

Comentarios del post

Debería existir una virgen de la aceptación (tal vez ya exista, claro)y deberíamos ponerle velitas de vez en cuando, porque es el motor de aceleración para todo cambio a mejor. Vivimos en una sociedad en la que tendemos a criticar lo que a nuestro entender hacemos mal, y claro, así, ¿quién va a aceptar a nadie o a nada?. Cada vez que lanzamos una crítica negativa, nos empujamos a nosotros mismos y a nuestro entorno a rechazar, cuando lo importante es aceptar para avanzar y cambiar cuanto antes. Otro tema es como utilizamos la palabra, cuantas veces nos dicen «Acéptalo, es así» con ese tono resignado …. Si nos resignamos nos metemos en una zona de confort, ya no hacemos nada, porque nos lleva a pensar que aquello ya no cambiará, y luego que no debe cambiar, y al final que está bien así. ¿Qué oportunidad de mejorar hemos perdido por el camino?

El Coach tiene un papel muy importante en el caso de la aceptación, porque, si es capaz de aceptar a su cliente tal y cómo es y cómo quiere llegar a ser y de qué manera va a llegar, lo que está transmitiendo a su cliente con el ejemplo es que está bien como es la persona, pero que si quiere mejorar desde su manera de mirar la excelencia, también estará muy bien.

Por otra parte, he mencionado el aspecto negativo de la crítica, y que tiene mucho que ver con la apreciación. ¿Por qué nos enfocamos en ver lo que apreciamos como negativo, en vez de irnos a lo positivo? El otro día, una compañera Coach, en la sesión de supervisión, mencionó que había sugerido a su cliente que llevara una libreta y que en la medida de que pudiera dibujara una flor cada vez que tuviera un pensamiento positivo para dibujar su propio jardín. Y me pregunto, ¿por qué no dibujo mi propia flor cada vez que me venga en mente una apreciación positiva para crear un jardín lleno de apreciaciones positivas?

Gracias Herminia nuevamente por el tema propuesto.

#1 
Escrito por Ingrid en febrero 16th, 2012 @ 23:02

Gracias Herminia excelente como siempre tus aportaciones y llenas de dosis de motivación. La aceptación es una ciencia «aceptologia» decia un tal Gerardo Schmedling porque nos libera del sufrimiento y como toda ciencia es algo que puede medirse,que puede verificarse algo en lo cual no es neceserario creer POR QUÉ LA ACEPTOLOGÍA ES UNA CIENCIA?
Aspiramos a que podamos comprender que, aún cuando hay unos mundos que no son físicos,
son igualmente reales. Que aceptar algo que no hemos podido comprender, o verificar, no
puede hacerse. Por eso nos interesa que podamos entender esto desde un nivel más científico,
de verificación, y que podamos comprender que aún aquello que nuestros sentidos físicos de la
tercera dimensión no pueden captar, puede ser captado por otros sentidos internos que hacen
parte de la realidad del universo. Entonces, en la medida en que podamos llevar esto a un
lugar totalmente ajeno a creencias, y lo llevemos a comprensión, va a tener una gran utilidad. QUÉ ES LO QUE NO ESTOY ACEPTANDO. Cuando se encuentren sufriendo
ante cualquier tipo de situación háganse esta pregunta, ¿Qué es lo que yo no estoy aceptando?
Al hacernos esta pregunta encontraremos instantáneamente la causa del
sufrimiento. Aquello que no soy capaz de aceptar es la única causa del sufrimiento. vamos a trabajar qué es lo que yo no estoy aceptando y porque no puedo aceptarlo. Si lograra aceptarlo, que es lo que no aceptoy si lo aceptamos les aseguro que
tendríamos una liberación instantánea del sufrimiento, tendríamos una expansión de
conciencia, y entraríamos a la dimensión de comprensión de amor, la paz y la aceptación de
todo cuanto existe como parte de un principio perfecto del universo. DIFERENTES FORMAS DE LUCHA CONTRA LA VIDA. Inconscientemente
cada uno de nosotros lucha contra el orden del universo porque no lo conoce, luchamos contra
la vida, las experiencias, contra las situaciones que enfrentamos; tratamos de modificar lo que
no necesita ser modificado, y por supuesto, cuando tratamos de modificar lo que ya es perfecto
nos encontramos inmediatamente con unos bloqueos que se originan en las leyes que rigen
ese orden.
La forma de liberarnos es dejar de luchar contra la vida, contra el Orden Perfecto, dejar de
luchar contra la Pedagogía del Universo y, mejor, aprovecharla. Desde luego que en la medida
en que dejo de luchar voy a encontrar paz y empezar a fluir, se van a acabar los conflictos y las
guerras… Sí, la guerra también terminará para nosotros. Nota :extraido de una conferencia titulada LA ACEPTOLOGIA

#2 
Escrito por santi en febrero 17th, 2012 @ 9:53

Muchísmas gracias Herminia, por compartir este artículo. Personalmente, tener claros los conceptos es importante, tanto para nosotros como en sesiones con nuestros Coachees, para no crear malos entendidos entre un concepto del Coachee y el Coach. ¿Qué es para ti la aceptación?, ¿Qué es para ti la apreciación?.
Y también, este artículo puede servir como excusa para iniciar la conversación, siempre que nuestros Coachees deseen trabajar tanto al aceptación y apreciación.
Gracias de nuevo por compartir estos conocimientos y como herramienta coach

#3 
Escrito por David Ruiz en febrero 17th, 2012 @ 13:03

Apreciar…apreciar dentro y fuera de nosotros mismos! En ocasiones, nos centramos en aceptar las situaciones, los momentos vividos…y el apreciar dónde queda???

Qué importante es poder valorar las cosas, vivencias, y un largo etc., que hay en nuestra vida y que tantas veces minimizamos! Cosas simples y cosas complejas, detalles o grandes acontecimientos…la idea no es la inmensidad de lo que valoramos sino VALORARLO!

Valorarnos a nosotros mismos, felicitarnos por el trabajo hecho, por la situación resuelta, por el consejo regalado, por el abrazo ofrecido…

Gràcies Herminia!

#4 
Escrito por Ares en febrero 19th, 2012 @ 11:57

Gracias, Hermínia!

La lectura de este post me ha recordado el libro «¿Dónde están las monedas?» de Joan Garriga.

En él nos cuenta que aceptar el legado (las monedas) de nuestros padres es un proceso de reconciliación profunda con la vida y con nosotros mismos:

«Hay una razón poderosa que puede empujarnos a iniciar la tarea de restaurar el amor hacia nuestros padres: Sólo logramos amarnos a nosotros mismos cuando los amamos y honramos a ellos. En lo más profundo de cada uno de nosotros, por muy graves que fueran las heridas, los hijos siguen siendo leales a sus padres e inevitablemente los toman como modelos y los interiorizan dentro de sí. De algún modo, conectan con una fuerza que los hace ser como ellos. Por eso. cuando son capaces de amarlos, honrarlos, dignificarlos y respetarlos, entonces pueden hacer lo mismo con ellos mismos y ser libres. Es muy sencillo: nos encadena lo que rechazamos y sólo lo que amamos nos hace libes.»

Un abrazo,
Lluís Sanmiquel

#5 
Escrito por Lluís Sanmiquel en febrero 19th, 2012 @ 17:46

Hace tiempo leí: «las cosas son como son». Y no le di mucha importancia, me pareció una frase obvia: «pues claro que las cosas son como son, vaya chorrada!». Ahora, hace un tiempo que una de mis mayores luchas conmigo mismo es la de aceptar la realidad tal como es. Es curioso como a veces las cosas más simples y obvias son las más llenas de sentido y que si queremos comulgar con ellas de verdad, puede ser que no sea tan fácil como parecía, aunque no por ello vamos a dejar de luchar hasta conseguirlo.

#6 
Escrito por Carlos A en febrero 28th, 2012 @ 19:59

Encara recordo como si fos ahir el seminari que vam treballar el problema! Ja que va ser un abans i un després per mi. Vaig ser conscient que per poder solventar el que volia tenia que acceptar prèviament la meva realitat. A partir d’aquest moment vaig prendre consciencia, em va fer sortir del rol de víctima i vaig creure en mi. Per tant, vaig poder veure pels meus propis ulls que acceptació i apreciació van units.

#7 
Escrito por Laura Gordo en septiembre 27th, 2014 @ 17:33

es excelente

#8 
Escrito por angela en junio 13th, 2015 @ 3:54

es excelente esta informacion pero como debo hacer para proporcionarle ayuda a personas que no se aceptan a si mismo y lo que hacen esresaltar los defectos y carencen de la escuccharcuando se le da un consejo positivo. es necesario me brinden herramientas para eyudar a las personas q se encuentran en este estado de animo….

#9 
Escrito por angela en junio 13th, 2015 @ 3:59

Hola Herminia, muy interesante este artículo. Tenía presente que en un proceso psicológico no era lo mismo aceptar que resignarse, de hecho muchas veces hemos escuchado por parte de los pacientes /clientes “si acepto que soy perfeccionista, pero me molesta que me lo digan “en cierta manera, no lo está aceptando sino no le molestaría ni se preocuparía por ser así, sino que resigna a ello, sino lo vería des de otro enfoque. Me ha parecido interesante, la diferenciación entre aceptar y apreciar, ya que el concepto apreciar no lo tenía muy presente que estuviera patente en un proceso y que implicara el valor de ver cómo nos sentimos con nosotros mismos. Gracias por este artículo.

#10 
Escrito por Irene en enero 16th, 2017 @ 21:22

Añade tu comentario

requerido, usa tu nombre real
requerido, no será publicado
opcional, tu dirección de blog