Excelencia en nuestra organización

Post escrito por Hermínia Gomà en marzo 10, 2012
Categorías del post: General

 

EXCELENCIA EN NUESTRA ORGANIZACIÓN

 Los gestos más pequeños y triviales son los que llegan
 al fondo de un amable y agradecido corazón
Henry Clay (1777-1852)

¿Cómo queremos que sea nuestra organización?

  • ¿Estimulante o vacía de emoción?
  • ¿Alegre o aburrida?
  • ¿Creativa o rutinaria?
  • ¿Innovadora o conformista?
  • ¿Qué desarrolle a su gente o que la estanque?
  • ¿Dónde se colabore o se promueva el individualismo?

Personalmente, prefiero la primera alternativa propuesta en cada pregunta: Estimulante, alegre, creativa, innovadora, que desarrolle a la gente y donde se colabore para lograr sueños compartidos. Te propongo que reflexionemos y que juntos encontremos las mejores respuestas que podamos encontrar en nuestro interior.

En el año 1982, Tom Peters, gurú del Managment, coescribió un libro fascinante: En busca de la excelencia. La pasada semana leí, en edición de bolsillo, el que escribió casi tres décadas después: Las pequeñas grandes cosas, 163 trucos para conseguir la excelencia. En este libro, su autor nos hace una serie de preguntas que nos invitan a seguir reflexionando en como la “Excelencia” puede ser una de las claves que nos permita desarrollarnos y seguir creciendo como personas, profesionales, equipo u organización.

Hoy, más que nunca, a todos nos conviene pensar en la excelencia. La presión y el miedo en momentos difíciles pueden llevarnos a un gran error: “escatimar lo esencial: la excelencia”.

Te propongo parar un momento y reflexionar sobre tu situación actual:

  • Si evalúas tu trabajo en términos de excelencia, ¿Qué nota le pondrías?
  • Si valoras la última reunión que hiciste con tu equipo ¿puedes decir que el resultado fue excelente?
  • Si te centras en tu relación de pareja ¿tu interacción es excelente?
  • Si piensas como padre o madre ¿tu relación con tus hijos es excelente?

La excelencia es una aspiración, lo que día a día puede inspirarnos. La excelencia es un valor subjetivo, quizás difícil de definir, pero curiosamente fácil de reconocer cuando se aplica.

 Los seres humanos han venido al mundo los unos para los otros.
 Instrúyelos y acompáñalos
 Marco Aurelio
 
Imaginemos que somos capaces, cada día, de pensar en términos de excelencia. Os invito a soñar en este objetivo: Quiero ser una organización cuyo valor inspirador sea la excelencia. ¿Queréis ser otra cosa? ¿Soñaríais con pertenecer a otro tipo de organización? No imaginarlo ¿a dónde nos conduce?.

La mayoría de nosotros podemos estar de acuerdo en que una organización son personas al servicio de otras personas. Para llegar a vivir esta creencia necesitamos un alto nivel de maduración ética y emocional. Significa pensar en términos de interdependencia. El departamento financiero, de compras, de marketing, comercial, logística o… precisan comprender que cada uno de ellos está al servicio de los demás para lograr la excelencia de la organización, el éxito de todos. Para ello el líder de la organización ha de dar ejemplo y saber transmitir al resto de la organización este mensaje inspirador: la excelencia.

La excelencia no es producto de las circunstancias. La excelencia es una elección consciente.
Jim Collins: «Empresas que sobresalen«

Tom Peters, define lo que para él es una empresa que se guía con el valor de la excelencia:

Un esfuerzo empresarial creativo, emocional, vital innovador y estimulante que eleva el desarrollo individual más allá de lo posible y fomenta la máxima coordinación del esfuerzo humano para servir a otros”.

Seguramente es una propuesta ambiciosa, pero lo contrario es la muerte de la organización. Sino aceptamos esta definición y no la vivimos constantemente, estamos condenando la sostenibilidad de la organización. Una organización son personas sirviendo a personas. Las organizaciones han de servir. Y esto se aplica  en dos direcciones fundamentales:

  • Enfocada al máximo desarrollo del potencial de cada colaborador
  • Dar un magnífico servicio a cada cliente y personas relacionadas con la organización

Si no lo hacemos, ¿qué sentido tiene nuestra organización? Todas las organizaciones podemos conseguirlo si nos ocupamos de lo importante. No se trata de sobrevivir, se trata de vivir. Para ello hemos de hablar con nuestra gente para entre todos “concretar lo que queremos llegar a ser”, en primera instancia. A continuación “conectar con los talentos y valores de cada uno para lograrlo entre todos”.

Imaginemos por un momento que compartiéramos que nuestro objetivo para entrenar este hábito fuera:

Desarrollar el hábito de la excelencia

La excelencia moral es el resultado del hábito. 
 Nos volvemos justos realizando actos de justicia;
 templados, realizando actos de templanza;
 valientes, realizando actos de valentía.
 Aristóteles.

Qué cada decisión, cada proyecto, cada intervención o actuación pasara por el hábito dela excelencia. Quenos sintiéramos satisfechos, creativos, apasionados, seguros. Este hábito produce efectos espectaculares que se manifiestan en exclamaciones del tipo: “Nosotros logramos…” , “Nos sentimos orgullosos de…”, “Fue increíble cuando…”, “Aprendimos tanto con eso…”, “Tengo el honor, la satisfacción y el orgullo de pertenecer a una organización que un día tras otro me hace sentir confiada, alegre, creativa e inspirada, que me permite desarrollarme y formar parte de un equipo con resultados excelentes”.

 ¿En qué estado o situación te encuentras tú?
 ¿En qué valor fundamentas tus decisiones?
¿Qué puedes hacer para lograr el objetivo de la excelencia allí dónde estés?
¿Qué consecuencias tendrá para ti y tu organización conectar con el hábito de la excelencia en todas tus decisiones?
 
 Las personas no deberían pensar tanto en lo que tienen que hacer;
 tendrían que meditar más bien sobre lo que son […].
 Quienes no tienen grande el ser,
 cualquier obra que ejecuten no dará resultado.
 […] no hay que insistir tanto en lo que uno hace
o en la índole de las obras sino en cómo es el fundamento de las obras.
Maestro Eckhart. Tratados y sermones
 
 
Hermínia Gomà
10 marzo
Barcelona

 

Comentarios del post

La excelencia…la excelencia dentro de una organización es poder hablar de «nosotros», nosotros como equipo, como «personas al servicio de personas», un nosotros que siente que forma parte de un todo, con el mismo camino a seguir. Poder organizar y gestionar TODOS, para poder crecer y mejorar todos! Somos muchos pero nos sentimos uno! Gracias por el artículo Hermínia!

#1 
Escrito por Ares en marzo 10th, 2012 @ 14:27

Desde el coaching, esté es el gran reto que hemos de proponermos cuando cualquier directivo quiera modelarse para ser mejor. La excelencia en las organizaciones empieza por directivos excelentes, directivos al servicio de personas. Todo lo bueno se pega, y eso es lo que transmitarán a las personas de su organización, personas al servicio de personas. Gracias Herminia.

#2 
Escrito por Ingrid en marzo 11th, 2012 @ 12:29

¡Muchas gracias por el articulo Herminia!

Es un buen modelo el que nos invitas a seguir: el camino de la excelencia y en estos momentos es esencial que los equipos y personas de las empresas compartan sus conocimientos y aptitudes hacia la excelencia y la mejora continua, que les permitirá en su trabajo dar valor añadido a sus clientes, haciéndoles mas excelentes y cambiando del paradigma del miedo/sobrevivir, al de aprovechar las oportunidades/saber vivir.

Xavier Aldavert
Socio Director de Serviconsulting

#3 
Escrito por Xavier Aldavert en marzo 11th, 2012 @ 15:28

Excelente este Post sobre la Excelencia, Hermínina, y no es redundancia. Para mí es excelente que exista un término que ayude a las personas a compararse consigo mismas, no con otros, para crecer. Por ello, como Coach, creo que las personas comprendemos mejor la Excelencia en términos de cómo llegar a ser la mejor versión de nosotros mismos que, al contrario, el Talento (tan usado y tópico en Escuelas de Negocios y en nuestra Organizaciones, de un tiempo a esta parte). El Talento te compara con otras personas y la Excelencia te compara contigo mismo. ¡Excelente para crecer! Y me quedo con la frase -que no sé de quién es- de que «la Excelencia es aquello que cuando tú das 1 paso para alcanzarla, ella da 2. Jamás la alcanzarás pero es lo que te ayuda a moverte y cambiar hacia ella».

#4 
Escrito por josep gendra en marzo 12th, 2012 @ 17:57

La excelencia moral es el resultado del hábito,y un habito también es encontrar el sentido y significado de aquello que estoy haciendo en la organización y el escuchar como me siento dentro de ella.
Si yo me siento bien esto me aleja del miedo o la presión y me acerca al compromiso y la satisfacción y así llega la finalidad,la EXCELENCIA que nos permite ser líderes confiados y coherentes al servicio de nuestra organización.

Herminia gracias por la reflexión.

#5 
Escrito por anamaría en marzo 15th, 2012 @ 9:04

Muchas gracias por otro muy buen artículo, Herminia! Ad+ del contenido «obvio» te quería agradecer los extras que has incluido, como citas y referencias de libros que nos abren puertas a mundos desconocidos :).
Un abrazo,
Carlos.

#6 
Escrito por Carlos A en abril 6th, 2012 @ 13:13

Añade tu comentario

requerido, usa tu nombre real
requerido, no será publicado
opcional, tu dirección de blog