Leyendas y Coaching

Post escrito por Hermínia Gomà en abril 23, 2012
Categorías del post: COACHING,VALORES Y COMPETENCIAS

 Leyendas y Coaching Teleológico

 

Sant Jordi y el Coaching

 

El 23 de abril de cada año se celebra en Catalunya la “Diada de Sant Jordi”, día de la rosa y del libro. Hoy Barcelona y todas las ciudades y pueblos catalanes se visten con sus mejores galas y en todas las calles podemos contemplar los tenderetes de rosas y libros. Símbolos de cultura, amor y pasión. Desde mi mirada de Coach, este día es una gran oportunidad para desarrollar verbos muy vinculados al coaching teleológico: DAR, RECIBIR, OFRECER, FELICITAR y AGRADECER.

¿Cómo se te dan estos verbos?
¿Con cuál te identificas mejor?
¿Cuál quieres seguir desarrollando?
¿Qué te apasiona?
¿Qué libro es el que más influencia ha tenido en tu vida?
¿Qué tipo de rosas acostumbras a ofrecer?
¿Qué rosas o libros te han regalado hoy  y quizá no has apreciado?

Ya en otro artículo comenté el poder de las metáforas en los procesos de Coaching. Al poder de la metáfora, en mi artículo de hoy, me gustaría hablar del poder de las leyendas en los procesos de caoching. En esta ocasión tan emblemática comentaré la leyenda de “Sant Jordi, el caballero que lucha contra el dragón para salvar a la princesa”; ¿Qué rol nos atribuimos, caballero salvador, princesa pasiva, monstruo devorador…? Cada uno de nosotros podemos llegar a vencer nuestros miedos, solucionar nuestros problemas desde los valores que moran en nuestro interior: valentía, coraje, generosidad, contribución, poder interior, fe, esperanza, servicio, etc.

En nuestro rol de coachs teleológicos, el proceso no podrá avanzar si conectamos con el rol de “salvadores” (el Sant Jordi que todos llevamos dentro). Lo hacemos cuando no creemos en el potencial de nuestro cliente y pretendemos salvarlo, le otorgamos el rol de “princesa indefensa ante sus dragones”. Como Coachs no nos vestimos con la armadura para ir a salvar a los coachees, cada cliente posee su propio Sant Jordi en su interior y nuestro trabajo es ayudarles a conectar con él.

El coaching teleológico es “el corcel” al que sube el Cliente, “Sant Jordi, dando más perspectiva para que el cliente tenga más opciones de ir donde verdaderamente tiene que ir y romper con los guiones de vida que han escrito para él. Función del Coach es hacerle comprender que como San Jordi, el cliente posee sus propias lanzas para solucionar y afrontar situaciones comprometidas, complejas y vitales para su existencia.

Es interesante reflexionar sobre el rol de «princesa» con el que algunos de nuestros clientes se colocan en el mundo, esperando que venga el caballero con su lanza y los/las salve. Algunos directivos se atribuyen este rol y desde la elevación de su montura sólo verán gestas en las que defender a “compungidas damiselas”, sin darse cuenta de que están quitando poder a sus colaboradores… A partir de esta leyenda podemos construir preguntas muy simbólicas y poderosas para nuestros clientes.

¿En qué situaciones estás haciendo el rol de «Sant Jordi», el salvador?
¿En qué situaciones haces el rol de «princesa», de víctima?
¿Quién o qué esperas que milagrosamente te salve?
¿Cuál es tu espada para enfrentarte a tus dragones?
¿Qué valores te ayudará a tomar más perspectiva sobre la situación?

En todas las culturas podemos encontrar mitos y leyendas que podemos aprovechar como metáforas en procesos de Coaching.

¿Qué leyendas sueles utilizar en procesos de coaching?
¿Conoces las que son significativas para tus clientes?

Marta Solé, alumna de la 3ª Promoción (2008-2009) del Master de Coaching y Liderazgo Personal , escribió el ficticio proceso que realizaba a “Sant Jordi”, que ya estaba harto de matar dragones y quería darle un giro a su vida profesional. El año pasado, Marta Solé, escribió otro ficticio proceso de coaching cuya protagonista era la Princesa, aburrida de ser salvada continuamente…Ambas obras se han representado ante los asistentes a la “diada” que celebamos en esta fecha tan señalada para deleite de los alumnos y como ejercicio de reflexión y crecimiento.

A continuación, para aquellos que no estéis familiarizados con esta leyenda y su importancia como símbolo de cultura y amor, compartiré un poco de su historia.

 

 

Sant Jordi, (imagen superior, escultura que se encuentra en el interior del claustro de la Catedral de Barcelona) patrón de Cataluña y Aragón, lo es además de Portugal, Génova, Inglaterra, Lituania, Grecia, Rusia, Georgia, Etiopía y otros lugares. Claro que allí lo conocen como Jorge (castellano), Gorka (euskera), Xurxo (gallego), Georges (francés), George (inglés), Georg (alemán), Giorgio (italiano), Georgos (griego) o Yuri (ruso). Como nombre proviene de gea y ergon, términos griegos que, unidos, significan “el que trabaja la tierra”.

Son numerosas las leyendas sobre Sant Jordi. Durantela Edad Media fue muy venerado en Occidente y gozó de popularidad entre la gente de armas precisamente por el hecho de haber sido caballero.

Un feroz dragón exigía a los habitantes del pueblo de Montblanc que le proporcionasen alimento a diario. Como no tenía suficiente con los animales que le ofrecían y quería comer más, la gente del pueblo se vio obligada a realizar un sorteo diario entre los habitantes para elegir una víctima para el sacrificio. Un día le tocó a la princesa, pero justo cuando el dragón estaba a punto de devorarla en la puerta de su cueva, apareció un caballero desconocido llamado Jordi que luchó con el feroz dragón y le dio muerte. De la sangre vertida por el dragón brotó un rosal de rosas rojas y el caballero le regaló una a la princesa como prueba de amor.

El 23 de abril la nobleza catalana organizaban fiestas en la plaça del Born de Barcelona y en ellas las damas eran obsequiadas con una rosa por su caballero. Aunque fue una costumbre elitista en un principio, se trasladó al resto de la sociedad con el paso de los años gracias a la barcelonesa Fira dels enamorats (Feria de los enamorados) en el siglo XV, cuando se repartían rosas entre todas las señoritas que asistían a la función religiosa celebrada en el Palau de la Generalitat.

El simbolismo de la rosa roja es la pasión, la espiga de trigo la fecundidad, y la senyera (bandera catalana) el patronazgo del santo.

Mucho más tarde, el escritor y editor valenciano afincado en Barcelona, VicenteClavel Andrés, vicepresidente de la Cámara Oficial del Libro de Barcelona, propuso al gobierno central la idea de la celebración de una fiesta del libro para fomentar la lectura. El 6 de febrero de 1926, el gobierno español presidido por Miguel Primo de Rivera lo acepta y el rey Alfonso XIII firma el Real Decreto que instituye la “Fiesta del Libro Español” para el día 7 de octubre en conmemoración del nacimiento de Miguel de Cervantes (bautizado el 9 de octubre de 1547 como consta en su acta bautismal), aunque el año 1930 se trasladó al 23 de abril, día de su muerte. En un 23 de abril, además de Cervantes también murieron escritores como Josep Pla y William Shakespeare.

En el año 1995, la Unesco instituye el 23 de abril como “Día Mundial del Libro y de los Derechos de Autor”.

Así, el 23 de abril y en celebración de la tradición, el enamorado le regala una rosa a su enamorada y ella le regala un libro a él. Aunque en los últimos años , se ha generalizado, así se regalan rosas y libros no sólo a la pareja sino a quien se quiere en un sentido más amplio (madres, hijas…) y a quien se aprecia (amigas, compañeras de trabajo…) y se regalan libros no solo a él sino también a ella y rosas rojas no solo a ella sino a él.

Te deseo un día donde dar y recibir sean oportunidades para seguir creciendo y desarrollando todo tu potencial.

Hermínia Gomà
23 abril 2012
Barcelona

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas: ,