Leyendas y Coaching

Post escrito por Hermínia Gomà en abril 23, 2012
Categorías del post: COACHING,VALORES Y COMPETENCIAS

 Leyendas y Coaching Teleológico

 

Sant Jordi y el Coaching

 

El 23 de abril de cada año se celebra en Catalunya la “Diada de Sant Jordi”, día de la rosa y del libro. Hoy Barcelona y todas las ciudades y pueblos catalanes se visten con sus mejores galas y en todas las calles podemos contemplar los tenderetes de rosas y libros. Símbolos de cultura, amor y pasión. Desde mi mirada de Coach, este día es una gran oportunidad para desarrollar verbos muy vinculados al coaching teleológico: DAR, RECIBIR, OFRECER, FELICITAR y AGRADECER.

¿Cómo se te dan estos verbos?
¿Con cuál te identificas mejor?
¿Cuál quieres seguir desarrollando?
¿Qué te apasiona?
¿Qué libro es el que más influencia ha tenido en tu vida?
¿Qué tipo de rosas acostumbras a ofrecer?
¿Qué rosas o libros te han regalado hoy  y quizá no has apreciado?

Ya en otro artículo comenté el poder de las metáforas en los procesos de Coaching. Al poder de la metáfora, en mi artículo de hoy, me gustaría hablar del poder de las leyendas en los procesos de caoching. En esta ocasión tan emblemática comentaré la leyenda de “Sant Jordi, el caballero que lucha contra el dragón para salvar a la princesa”; ¿Qué rol nos atribuimos, caballero salvador, princesa pasiva, monstruo devorador…? Cada uno de nosotros podemos llegar a vencer nuestros miedos, solucionar nuestros problemas desde los valores que moran en nuestro interior: valentía, coraje, generosidad, contribución, poder interior, fe, esperanza, servicio, etc.

En nuestro rol de coachs teleológicos, el proceso no podrá avanzar si conectamos con el rol de “salvadores” (el Sant Jordi que todos llevamos dentro). Lo hacemos cuando no creemos en el potencial de nuestro cliente y pretendemos salvarlo, le otorgamos el rol de “princesa indefensa ante sus dragones”. Como Coachs no nos vestimos con la armadura para ir a salvar a los coachees, cada cliente posee su propio Sant Jordi en su interior y nuestro trabajo es ayudarles a conectar con él.

El coaching teleológico es “el corcel” al que sube el Cliente, “Sant Jordi, dando más perspectiva para que el cliente tenga más opciones de ir donde verdaderamente tiene que ir y romper con los guiones de vida que han escrito para él. Función del Coach es hacerle comprender que como San Jordi, el cliente posee sus propias lanzas para solucionar y afrontar situaciones comprometidas, complejas y vitales para su existencia.

Es interesante reflexionar sobre el rol de «princesa» con el que algunos de nuestros clientes se colocan en el mundo, esperando que venga el caballero con su lanza y los/las salve. Algunos directivos se atribuyen este rol y desde la elevación de su montura sólo verán gestas en las que defender a “compungidas damiselas”, sin darse cuenta de que están quitando poder a sus colaboradores… A partir de esta leyenda podemos construir preguntas muy simbólicas y poderosas para nuestros clientes.

¿En qué situaciones estás haciendo el rol de «Sant Jordi», el salvador?
¿En qué situaciones haces el rol de «princesa», de víctima?
¿Quién o qué esperas que milagrosamente te salve?
¿Cuál es tu espada para enfrentarte a tus dragones?
¿Qué valores te ayudará a tomar más perspectiva sobre la situación?

En todas las culturas podemos encontrar mitos y leyendas que podemos aprovechar como metáforas en procesos de Coaching.

¿Qué leyendas sueles utilizar en procesos de coaching?
¿Conoces las que son significativas para tus clientes?

Marta Solé, alumna de la 3ª Promoción (2008-2009) del Master de Coaching y Liderazgo Personal , escribió el ficticio proceso que realizaba a “Sant Jordi”, que ya estaba harto de matar dragones y quería darle un giro a su vida profesional. El año pasado, Marta Solé, escribió otro ficticio proceso de coaching cuya protagonista era la Princesa, aburrida de ser salvada continuamente…Ambas obras se han representado ante los asistentes a la “diada” que celebamos en esta fecha tan señalada para deleite de los alumnos y como ejercicio de reflexión y crecimiento.

A continuación, para aquellos que no estéis familiarizados con esta leyenda y su importancia como símbolo de cultura y amor, compartiré un poco de su historia.

 

 

Sant Jordi, (imagen superior, escultura que se encuentra en el interior del claustro de la Catedral de Barcelona) patrón de Cataluña y Aragón, lo es además de Portugal, Génova, Inglaterra, Lituania, Grecia, Rusia, Georgia, Etiopía y otros lugares. Claro que allí lo conocen como Jorge (castellano), Gorka (euskera), Xurxo (gallego), Georges (francés), George (inglés), Georg (alemán), Giorgio (italiano), Georgos (griego) o Yuri (ruso). Como nombre proviene de gea y ergon, términos griegos que, unidos, significan “el que trabaja la tierra”.

Son numerosas las leyendas sobre Sant Jordi. Durantela Edad Media fue muy venerado en Occidente y gozó de popularidad entre la gente de armas precisamente por el hecho de haber sido caballero.

Un feroz dragón exigía a los habitantes del pueblo de Montblanc que le proporcionasen alimento a diario. Como no tenía suficiente con los animales que le ofrecían y quería comer más, la gente del pueblo se vio obligada a realizar un sorteo diario entre los habitantes para elegir una víctima para el sacrificio. Un día le tocó a la princesa, pero justo cuando el dragón estaba a punto de devorarla en la puerta de su cueva, apareció un caballero desconocido llamado Jordi que luchó con el feroz dragón y le dio muerte. De la sangre vertida por el dragón brotó un rosal de rosas rojas y el caballero le regaló una a la princesa como prueba de amor.

El 23 de abril la nobleza catalana organizaban fiestas en la plaça del Born de Barcelona y en ellas las damas eran obsequiadas con una rosa por su caballero. Aunque fue una costumbre elitista en un principio, se trasladó al resto de la sociedad con el paso de los años gracias a la barcelonesa Fira dels enamorats (Feria de los enamorados) en el siglo XV, cuando se repartían rosas entre todas las señoritas que asistían a la función religiosa celebrada en el Palau de la Generalitat.

El simbolismo de la rosa roja es la pasión, la espiga de trigo la fecundidad, y la senyera (bandera catalana) el patronazgo del santo.

Mucho más tarde, el escritor y editor valenciano afincado en Barcelona, VicenteClavel Andrés, vicepresidente de la Cámara Oficial del Libro de Barcelona, propuso al gobierno central la idea de la celebración de una fiesta del libro para fomentar la lectura. El 6 de febrero de 1926, el gobierno español presidido por Miguel Primo de Rivera lo acepta y el rey Alfonso XIII firma el Real Decreto que instituye la “Fiesta del Libro Español” para el día 7 de octubre en conmemoración del nacimiento de Miguel de Cervantes (bautizado el 9 de octubre de 1547 como consta en su acta bautismal), aunque el año 1930 se trasladó al 23 de abril, día de su muerte. En un 23 de abril, además de Cervantes también murieron escritores como Josep Pla y William Shakespeare.

En el año 1995, la Unesco instituye el 23 de abril como “Día Mundial del Libro y de los Derechos de Autor”.

Así, el 23 de abril y en celebración de la tradición, el enamorado le regala una rosa a su enamorada y ella le regala un libro a él. Aunque en los últimos años , se ha generalizado, así se regalan rosas y libros no sólo a la pareja sino a quien se quiere en un sentido más amplio (madres, hijas…) y a quien se aprecia (amigas, compañeras de trabajo…) y se regalan libros no solo a él sino también a ella y rosas rojas no solo a ella sino a él.

Te deseo un día donde dar y recibir sean oportunidades para seguir creciendo y desarrollando todo tu potencial.

Hermínia Gomà
23 abril 2012
Barcelona

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas: ,

Comentarios del post

Si bien considero que el uso de leyendas debe ser una herramienta significativa en el proceso de coaching, la reflexión que me cabe como futura coach está en cómo practicar mis habilidades para su uso en diferentes contextos y momentos. Dicho en otras palabras, aprender a distinguir las ocasiones en que mis futuros coachees, se muestren realmente dispuestos a recibir desde esta sutil propuesta (el uso de la leyenda) el factor catalizador que lo movilice hacia la acción.

#1 
Escrito por Maria Jose Allende en abril 23rd, 2014 @ 16:29

Gracias Herminia por este nuevo aporte.
Una de las cosas que más me ha sorprendido y maravillado sobre el Coaching es la simpleza del mismo. Hoy es muy común ver como distintas disciplinas ofrecen y exigen el uso de complejas e intrincadas herramientas a quienes pretendan aplicarlas.
El coaching tiene ciertos principios básicos que deben ser respetados irrestrictamente, pero posee la capacidad de entrelazarse e interactuar con la vida del ser humano con una flexibilidad y fluidez asombrosas. El coaching y las leyendas son un ejemplo claro de lo anterior, que nos ofrece a los que queremos aplicarlo, un mundo de oportunidades al servicio del proceso de desarrollo de nuestros coachees.
De la Leyenda que compartes con nosotros Herminia es posible encontrar personajes cuyas características permiten al Coachee profundizar en su proceso de autoconocimiento. El héroe representado por el Caballero, la víctima, encarnada en la Princesa y el victimario, representado por el Dragón, son roles con los cuales los seres humanos solemos identificarnos consciente o inconscientemente. El coach puede utilizar una leyenda para que el Coachee identifique desde qué lugar está viviendo una determinada situación, para luego desde ese hallazgo visualizar nuevas perspectivas y caminos que antes, jamás vislumbró.
De eso se trata precisamente el coaching, de acompañar al Coachee, poniendo a su disposición herramientas sencillas pero muy potentes, que le permitan mirar su vida y el mundo desde nuevos ángulos que le permutan encontrarse con nuevos aspectos de si mismo, ya sea para removerlos, si constituyen obstáculos o barreras o para profundizarlos, si se trata de fortalezas no advertidas antes por el Coachee. Todo esto le permitirá, al final del proceso alcanzar un mejor nivel de autoconocimiento y como consecuencia, constituirse en una mejor versión de si mismo.

#2 
Escrito por Marcela Radovic en abril 26th, 2014 @ 16:27

Me parece apasionante el poder de las leyendas en el proceso de coaching. Creo que es muy potente poder contar historias que dejen un significado (o más bien varias enseñanzas) al coachee. Incluso más, me parece importante que en nuestro rol de acompañante (coach) sea el propio coachee quien identifique y haga suyos los aprendizajes de la leyenda que le llegan y hacen sentido. Sin duda, una herramienta muy útil y que abre muchas posibilidades de reflexión y crecimiento personal.

#3 
Escrito por Myriam Aluanlli en abril 27th, 2014 @ 1:30

Mai m’havia plantejat aquesta metáfora, com a una metáfora de com podem actuar davant dels nostres processos, ja siguin de coaching o de terapia. Gràcies Herminia un altre cop per fer-me reflexionar sobre la manera en la que em posiciono davant d’una persona. Si be crec que hem de ser valents com a Sant Jordi, no hem de estar sempre intentant salvar a les princesses, ja que fetn aixó els hi estem negan la oportunitat de treure el seu propi cavaller valent que pugui enfrontar-se al seu dia a dia, a les seves pors i incerteses. Tots tenim un Sant Jordi amagat, només li hem de donar la oportunitat que pugui sortir i ajdar-nos a treure el millor de nosaltres

#4 
Escrito por Isidora López Ugalde en abril 27th, 2014 @ 19:31

Muchas gracias por compartir la leyenda de Sant Jordi. Una de las cosas que me encantaría es estar en Barcelona para ver y vivir esa fiesta.
Recordé la primera vez que,quien es hoy mi esposo, me regaló un libro (de eso ya pasaron 16 años)»La Tregua» de Bennedetti. Fue para mi cumpleaños 21, él era un invitado más, solo habíamos conversado unas 5 veces y en momentos singulares y no tan extensos, pero en cada uno de ellos creo que yo no paraba de hablar de lo que me gustaba de este y otro autor, o de esta y otra película, y era así pues lo que veía en él era alguien tímido e introvertido y me sentía casi en el deber de hablar. Y en esos tantos «hablares» le comenté la profunda impresión que tuve con el protagonista de «La Tregua», ese oficinista que contaba los días para que terminara su rutina de años y años en ese su escritorio y mirando qué pasaba por la ventana del café día tras día, hasta que llegado ese momento no supo qué hacer, pues nunca vivió el sentido de la espera, nunca supo para qué de ese momento. Para mi eso era tremendo, a mis 20 años me vislumbraba a los 60 como aquel personaje y fue tremendo hacerme la pregunta del para qué y sentido de mi propio viaje.
Lo maravilloso del regalo es que venía subrayado con las impresiones que a él le provocó lo que yo le había comentado y más preguntas en determinados párrafos. Me impresionó la escucha sincera y auténtica de ese joven que me pretendía.
Muchas veces se relaciona el amor con un príncipe que protege y salva a su princesa,y debo decir que yo no tuve príncipe alguno pero sí un compañero de viaje que siempre está atento dónde estoy y, en los momentos en que me encantaría ser «princesa» o «mártir» me detiene y hace ver quién soy, de qué soy capaz y recordar qué quiero, siempre adelante con valentía.
¿Con qué verbos me identifico?:DAR, RECIBIR, OFRECER, FELICITAR y AGRADECER … todos, la clave de la armonía y felicidad en la relación con otros. Vivir día a día esa dinámica me hace ver cuanta responsabilidad y maravilla tiene el proceso del coaching.

#5 
Escrito por Verónica González Matus en abril 28th, 2014 @ 5:30

Hola Herminia, gracias por este mensaje.
En todas las lecturas encontramos verbos, palabras, opiniones que nos
identifican, en las leyendas los personajes son muchas veces nuestras
sombras y luces. Encuentro maravilloso el mundo que se puede abrir a través de cuentos y leyendas lo que como coach podemos abrir en otro, la paramiología también entrega día a día un mensaje que cada persona escucha según el contexto que esté viviendo, se emociona desde su experiencia, se mira a través del mensaje. Espero poder utilizar estas herramientas con sabiduría , entrar en la zona de aprendizaje y ayudar a sacar lo mejor de los demás.

#6 
Escrito por Jimena en abril 28th, 2014 @ 12:36

Cada día aprendo nuevas cosas con tus artículos Herminia. Por muchos años fui ese príncipe Salvador que buscaba acercarme a personas que necesitaran de mi para demostrarles que yo sería quien lograría mostrarles el camino. Luego cuando me daba cuenta que ese cambio no llegaba me convertía en la pobre princesa víctima de las circunstancias y terminaba como el dragón devorando a mis víctimas con el látigo de la indiferencia cuando no me hacían caso.
Que lindo haber podido verme desde afuera y darme cuenta lo equivocada que estuve. Esta leyenda refleja muy bien mi cambio de paradigma. Agradezco a cada momento ese día en que comprendí que sólo soy un compañero de viaje. De un viaje en que cada uno tiene sus propias lanzas para defenderse y sortear el camino.
Me queda tanto por aprender aún, pero con el coaching teleologico siento que voy por la senda correcta.
Muchas rosas y libros para todos.

#7 
Escrito por Mónica Sanhueza en abril 30th, 2014 @ 15:52

Leyendas y Coaching Teleológico
A mi juicio, estamos acostumbrados a dar y recibir soluciones tal como como Sant Jordi y la princesa, en la leyenda que nos comparte Herminia.
Yo siento que como sociedad hemos adoptado una actitud pasiva frente a la vida, por un medio que entrega todo elaborado listo para ser consumido. Creo que una misión importante como coach es generar el cambio frente a esa actitud, acompañando al cliente a descubrir sus propias motivaciones y potencial para alcanzar su sueño. Cuando recibimos todo lo que se nos entrega, incluso las soluciones, corremos el riesgo también de vivir de las soluciones de otros. La tarea es entonces permitir al cochee verse verdaderamente. Si lo “ayudamos” en nuestro rol de coach, seguiremos perpetuando esta entrega de “soluciones”, con el certero riesgo de no acertar, sólo por el hecho de estar entregando, de estar llevándolo a “nuestra casa”.
Esta leyenda demuestra claramente la actitud que adoptamos unos y otros en determinadas situaciones. Vernos desde estos personajes releva todo el potencial que conlleva el uso de leyendas, sobre todo porque contienen un significado para cada persona en cuando constituyen parte esencial de cada cultura.
Gracias Herminia por compartir esta celebración de tu pueblo con nosotros. Un abrazo.

#8 
Escrito por Claudias Larson Abulias en mayo 7th, 2014 @ 17:27

Añade tu comentario

requerido, usa tu nombre real
requerido, no será publicado
opcional, tu dirección de blog