COACHING Y LIDERAZGO POLÍTICO EN SOCIEDADES COMPLEJAS

Post escrito por Hermínia Gomà en noviembre 6, 2013
Categorías del post: General

COACHING Y LIDERAZGO POLÍTICO

EN SOCIEDADES COMPLEJAS

 

Actualmente, el contexto de cambios complejos que afecta a la esfera pública requiere de la reinterpretación del ejercicio del poder y, a su vez, del despliegue de nuevas formas de comprender la gobernanza, la intervención pública y la acción colectiva.

Los nuevos liderazgos publicopolíticos, aquellos que quieran constituirse como verdaderos catalizadores del cambio, necesitan de profesionales que no sólo les ayuden a articular un horizonte para dirigirse -desde las inteligencias cognitiva, estratégica y operativa-, sino también de aquellos que les acompañen en la elaboración y el trabajo explícito de las propias condiciones interiores -desde las cuales actúan, profundizando así, desde las inteligencias emocional, social y existencial-, en la dimensión personal y reflexiva de estos liderazgos.

Una de las iniciativas más serias que da respuesta a esta demanda es aquella que acompaña a este tipo de liderazgos desde el coaching político, un servicio profesional, confidencial y de alta calidad que, con un elevado nivel de oficio y cualificación técnica, complementa y en ningún caso se solapa con aquellos servicios de asesoría de la acción pública que guardan relación con el aspecto más conductual de la proyección exterior del personaje público.

El coaching político invita al líder a hacer una pausa necesaria para repensarse e innovarse con sentido en las esferas profesional y personal, a partir de un proceso tranquilo de indagación interior que quiere contribuir a recentrarlo en sí mismo, actuando de espejo, y a darle un sentido transcendente a su quehacer y a su vida. Y, por ende, es un envite a distanciarse del ruido ensordecedor de la acción pública diaria en el que éste interactúa, para luego regresar a ella.

Los profesionales del coaching especializado en entornos publicopolíticos ofrecen a este tipo de liderazgos un acompañamiento que apoya la mejora del desempeño en el ejercicio del poder desde una gobernanza de la cosa pública más consciente y responsable. Y, además, pretende contribuir a transformar la sociedad desde el sujeto, a partir del análisis del sentido de su actuación; esto es, desde la indagación de aquello que se está haciendo, desde donde se está haciendo, desde el para qué se está haciendo, y desde los valores que se están poniendo en juego.

Asimismo, este tipo de acompañamiento profesional parte de varias estrategias básicas que permiten definir mejor el ejercicio de estos liderazgos. En este sentido, se centra, entre otros aspectos, en a) la expansión de los marcos mentales de quien tiene la misión de gobernar (narrativa estratégica, lenguaje, generación de alternativas y solución de problemas), b) el potenciamiento del liderazgo personal (autoconsciencia, autoconfianza, autocontrol, empatía, motivación, competencia social), c) el rearme ético de la coherencia entre lo que el líder hace como personaje público y lo que es como persona privada (continuum ser-hacer-tener), y d) la mejora de las capacidades de interiorización, representación y comunicación de una identidad y unos valores sociales (coherencia del mensaje).

El abordaje de cada una de estas estrategias tiene un peso relativo en función de la fase del ciclo de vida política en el que se encuentra el líder -adquisición, ejercicio o traspaso del poder-, aunque el coach político acompaña a los liderazgos a enfrentarse con retos que tienen que ver con la gestión de cinco dimensiones que conviene fomentar en cualquiera de estas fases, desde el aspecto personal, el rol público y la proyección social: a) las percepciones y la representación del mundo, b) el mundo emocional, c) los pensamientos y las creencias, y d) la acción.

En este contexto, el diálogo entre el político y el coach se convierte en un instrumento estratégico para analizar, descubrir, cambiar y adoptar nuevos hábitos de comportamiento en el que el cliente deviene más consciente y responsable de sus actos, los controla e influye positivamente en su entorno.

El método de intervención del coaching político analiza los objetivos (a corto, medio y largo plazo), la situación actual (construcción del futuro desde la realidad presente), las opciones (estrategias alternativas que pueden adoptarse), y la voluntad y compromiso para llevar a cabo un plan de acción y mejora que afiance el logro de los retos planteados.

Mediante esta metodología se acompaña al líder a alinear su proyecto político y personal, a mapear su entorno y a proponer hitos que fructifiquen con los mejores resultados posibles, a través de una conversación transformadora que se teje para lograr estos fines desde una versión mejorada de uno mismo, que impulsa al líder (coachee político) a ordenar su conocimiento o sentido de realidad.

Solo tras haber indagado en la consciencia de la finalidad (qué quiere hacer) y la posibilidad (qué puede hacer), pero también en el conocimiento de la instrumentalidad (qué se debe hacer) y en el sentido de la oportunidad (cuándo se debe hacer) y la razonabilidad (cómo se debe hacer), el líder se encuentra con las mejores condiciones para proponer el cambio conveniente y la decisión posible.

En definitiva, el coaching político se presenta como una forma de acompañar a los liderazgos que apuesta por restaurar la grandeza de la política de los valores, desde la práctica comprometida, y por el enriquecimiento de una sociedad responsable en pleno siglo XXI.

Porque, en términos weberianos, hoy más que nunca se necesitan liderazgos éticos y eficaces que piensen e imaginen el arte de lo imposible para después ser capaces de poder inspirar lo que es posible.

 

Carles Adamuz

Politólogo y coach. Founder director de Coma.
Co-Director académico del Postgrado en Coaching y Liderazgo Político

carles@wearecoma.com | www.coachingyliderazgopolitico.com